Cambió Sapag la ley que otorga fondos a municipios.

Por decreto, cambió la reglamentación de la ley que autorizó la renegociación de las concesiones petroleras. Ahora se les dice a los municipios que deberán “recuperar” el dinero otorgado, para que pase a formar parte de un fondo permanente para obras.
El gobierno neuquino innovó en el compromiso acordado con los municipios, y determinó por decreto que se deberá “contemplar el recupero financiero” de los montos para obras que provengan de la renegociación de los contratos petroleros; y que la suma resultante sea destinada a la creación de un Fondo Permanente de Obras.

El decreto lleva el número 131/09, fue publicado en el Boletín Oficial del 13 de febrero pasado, y modifica al 2124 del año pasado. Ambas normas reglamentan la ley provincial 2615, que autorizó la renegociación de las concesiones hidrocarburíferas dentro del territorio neuquino, aunque obviamente no contemplaba esta singular circunstancia de “devolución” que ahora se plantea, y que transforma lo que era una cesión a una especie de préstamo.

El texto añadido a la normativa establece que “dichos convenios deberán considerar obras que permitan el recupero financiero de los montos aplicados en su ejecución, a los fines de la creación por parte de los Ejecutivos municipales de un Fondo Permanente de Obras”.

En la nueva redacción del artículo también se precisa que las inversiones en infraestructura acordadas entre el ministerio y las comunas estarán incluidas en el Programa para el Desarrollo, que a su vez forma parte del Plan Estratégico de Desarrollo Territorial.

En otro apartado, el decreto ratifica la distribución de los fondos para obras que ya estaba contemplada en la reglamentación anterior.

El mecanismo para determinar las sumas correspondientes a cada municipio es el mismo que establece la ley 2148, de coparticipación.

En los casos de las municipalidades y comisiones de fomento no consideradas en esa ley, se indica que percibirán un 0,45 por ciento de los ingresos por Pago Inicial previstos en las renegociaciones para equipamiento y urbanización, más un monto idéntico que será utilizado en obras de interés conjunto.

Comentá la nota