Qué cambió en el proyecto oficial durante su paso por Diputados

La restricción a las telefónicas fue lo más relevante. Se mantuvo el "núcleo duro" del texto.
Para asegurarse el apoyo de los aliados, de los diputados socialistas e incluso de algunos de su propio bloque, el oficialismo incluyó varias modificaciones -entre los cambios previos al dictamen y los que se agregaron durante la votación en particular- al proyecto de ley de medios enviado por el Congreso al Poder Ejecutivo el 27 de agosto. La mayoría de ellas fueron ajustes de redacción, hubo algunas -pocas- concesiones en términos de contenido, y en general se mantuvo el núcleo duro de la nueva ley de medios.

1. El artículo sobre el ingreso de las empresas telefónicas al mercado de contenidos audiovisuales fue eliminado: Cristina Fernández anunció la marcha atrás el lunes, dos días antes de la discusión en el recinto, para evitar sobresaltos en el momento de la votación. Los diputados oficialistas se enteraron por televisión y el jefe de bloque kirchnerista, Agustín Rossi, de boca de la Presidenta un rato antes. A las cooperativas se les permitirá el ingreso.

2. La autoridad de aplicación, otro de los puntos cuestionados, quedó bajó la órbita de la jefatura de Gabinete en lugar de la Secretaría de Medios, como establecía el texto original. Pero justo ayer se publicó en el Boletín Oficial que el Jefe de Gabinete concentrará el manejo de la pauta oficial, que era una de las principales críticas. Los miembros serán siete en lugar de cinco: dos representantes del Poder Ejecutivo (uno como presidente), tres del Parlamento (por la mayoría o primera minoría, y por la segunda y tercera minoría) y dos del Consejo Federal (uno académico), dominado por los representantes de las provincias.

3. La modificación fue propuesta por el bloque Encuentro Popular -integrado por Cecilia Merchán, Victoria Donda, Jorge Rivas, Ariel Basteiro y Vilma Ibarra-, contó con el apoyo de los aliados y generó críticas de la oposición, por considerar que cinco de los integrantes pueden responder al kirchnerismo: los dos designados por el Poder Ejecutivo, el de la primera minoría parlamentaria y los dos del Consejo Federal, una designación que indirectamente dependerá de los gobernadores. En todos los casos, deberán tener el aval del Gobierno.

4. Uno de los pedidos que el oficialismo no aceptó fue el aumento del plazo de adecuación para que los licenciatarios cumplan con los requisitos de la nueva norma: se mantuvo en un año "desde que la autoridad de aplicación establezca los mecanismos de transición". La nueva ley, en caso de sancionarse, no permitirá, entre otros casos, la titularidad simultánea de un canal de aire y una señal de cable. Sin embargo, es una carta que podría jugarse en el Senado para ganar nuevas voluntades (ver pág. 4)

5. En el artículo 47 se mantuvo la revisión bianual de las licencias para "optimizar el uso del espectro por la aplicación de nuevas tecnologías", preservando los derechos de los titulares de las licencias. Fue otro de los puntos que generó reclamos. Ahora esa revisión quedará en el ámbito del Parlamento.

6. La mayoría de los bloques opositores también planteó la necesidad de regular la publicidad oficial y en la votación en particular se agregó un párrafo en el artículo 76 en el que se mencionan "criterios de equidad y razonabilidad en la distribución de la misma, atendiendo los objetivos comunicacionales del mensaje en cuestión". El socialismo pidió este agregado con porcentajes, pero en el texto se consigna que la autoridad de aplicación dispondrá "los topes".

7. Se ajustaron los alcances de la Defensoría del Público. El titular será nominado por resolución conjunta de ambas Cámaras del Congreso, a propuesta de la comisión bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual.

Comentá la nota