Cambio de pronóstico

Cambio de pronóstico
En la presentación de su tradicional conferencia anual, los directivos de la Unión Industrial abandonaron su pesimismo y calculan que la economía registrará una intensa recuperación en 2010.
Las proyecciones de la Unión Industrial sobre la actividad económica para el año próximo prevén un crecimiento del PIB de entre 3 y 5 por ciento, y para el sector manufacturero una recuperación aún mayor. Los datos fueron adelantados ayer por Adrián Kaufmann Brea, presidente de la Conferencia Industrial de este año. El directivo de Arcor ofreció una rueda de prensa para brindar detalles del encuentro que se realizará en Pilar la semana próxima, que tendrá escasa participación de representantes del Gobierno. Sólo está confirmada la asistencia del gobernador bonaerense Daniel Scioli y el intendente Humberto Zúccaro. El empresario consideró que las oportunidades para el país son muy buenas, gracias a una reactivación en la demanda mundial de alimentos. Según las estimaciones del Centro de Estudios de la UIA, la actividad fabril comenzó a dar señales de mejora en el último trimestre, aunque este año finalizará con una caída de 8 por ciento en relación con 2008.

El titular de la UIA, Héctor Méndez, se encontraba de viaje y la reunión fue presidida por el vicepresidente, Miguel Acevedo, acompañado además por el director ejecutivo de la entidad, Martín Echegoyen. Se mostraron menos beligerantes respecto de su relación con el Gobierno que en charlas anteriores y mucho más optimistas en cuanto al futuro de la economía local. "Hay un amplio consenso entre los economistas de que el año que viene habrá crecimiento, más allá de la ideología que tengan", dijo Kaufmann. Mientras, el Centro de Estudios de la UIA, que conduce Echegoyen, prevé un crecimiento del Producto de entre 3 y 5 por ciento. "Nadie se planteaba esto en enero, porque el grado de incertidumbre era mucho mayor. Ahora el contexto internacional se estabilizó un poco y tenemos expectativas de crecimiento buenas para el año que viene", señaló el directivo de Arcor.

Las proyecciones de la organización fabril representan una amplia mejora respecto de los números que fueron difundiendo en el año. El mismo departamento prevé que cerrará 2009 con un retroceso de la actividad industrial en torno del 8 por ciento. "La sequía produjo una caída enorme en el sector agroindustrial, que el año que viene seguramente no va a estar", pronosticó el titular de la 15ª Conferencia Industrial. "El año pasado a esta altura preveíamos una caída o un crecimiento nulo", agregó. Echegoyen comentó a este diario que la actividad fabril "estará en la misma línea" y que arrojará un desempeño superior al 5 por ciento. "En ese sentido, tiene mucha injerencia cómo traccione la demanda brasileña", argumentó. Los estudios de la entidad contemplan que el contexto industrial comenzó a exhibir una tendencia positiva. "Se empezó a ver una leve recuperación de los indicadores industriales, tal como se observa en los últimos informes de la entidad, debido a que el mundo está demandando alimentos", aseveró Echegoyen.

Los paneles de la conferencia estarán este año conformados en su mayoría por dirigentes pymes. "No hay necesidad de sentar a hablar a los representantes del Grupo de los Siete. Ellos se juntan habitualmente una vez al mes, y sale públicamente", admitió a Página/12 el directivo de Arcor, una de las empresas que encabeza ese grupo de presión. Kaufmann opinó que la problemática está más vinculada con la pequeña y mediana empresa, desde la "realidad de los emprendedores", para que "ellos mismos cuenten su problemática". "No está organizado un panel del Grupo de los Siete ni de la CGT ni de otro tipo de dirigentes empresariales, pero se cursó invitación a todas las cámaras", reiteró el empresario de Arcor. Tampoco participarán dirigentes gremiales, por eso se prevé que el tono de la Conferencia será puramente político.

Los directivos insistieron en que no es un "encuentro opositor", a pesar de la escasa presencia de autoridades oficiales en comparación con encuentros anteriores. "Están invitados a los paneles políticos de distintas vertientes, no es sólo oposición", aseguró a este diario Acevedo. El directivo de Aceitera General Deheza, quien había rechazado la presidencia de la UIA el año pasado, manifestó que esos "consensos son políticos, pero alcanzan a toda la sociedad". "Por eso tienen que estar todos", reiteró. Tampoco hay presencia de representantes del sector financiero, a los que se acusa desde la UIA por la falta de financiamiento.

Entre los que confirmaron su presencia al encuentro de Pilar se destacan el ex ministro de Economía Roberto Lavagna; el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti; el ex presidente Eduardo Duhalde, y el ex jefe de Gabinete de la Alianza, Rodolfo Terragno. El convite, de acuerdo con el cálculo de los organizadores, tuvo una amplia adhesión. Hay 800 empresarios inscriptos, cuando falta la última semana, en la que –estiman– "más suelen anotarse".

Comentá la nota