Cambio de ministro pero no de malas costumbres

Como ya todos saben, el Ministerio de Transporte de la provincia, se “comió” otro funcionario más, pero siempre luego de que se trató de hacer que las empresas hagan lo que deben hacer por contrato, ni más ni menos: Cumplir con la Ley.
Recién se está acomodando en su sillón la nueva titular del área, Maria José Scivetti, y la empresa Polos en su corredor San Luis-Juana Koslay decidió unilateralmente, no ingresar más al barrio Los Eucaliptos, como si ese tema le compitiera a la empresa decidirlo.

La excusa que esgrimieron los choferes, ante el reclamo de muchos vecinos que, sin noticia alguna sobre el sorpresivo cambio de recorrido, que les llevó a estar horas esperando un colectivo que jamás pasaría por el recorrido interno del barrio, es que “las calles están intransitables”.

Es verdad que después de las lluvias, la intendencia de Juana Koslay no ha enviado a sus operarios a arreglar las calles, tal cual es su obligación, pero de allí a que sea la empresa, de forma unilateral y sin la debida información hacia los vecinos para que no esperen el micro en vano, es totalmente ilegal, debido a que debe ser el ente contralor de su actividad quien dé la autorización correspondiente, con el debido tiempo de información a los afectados por el cambio de recorrido y no de un día para el otro, según cómo se haya levantado, el día en cuestión, Mabel Tyempertyopolos, propietaria de la empresa Polos.

Está en manos de la nueva titular de Transporte provincial, Scivetti, el tomar las medidas que sean necesarias, en resguardo de los sufridos y cautivos usuarios de esta empresa, contra las decisiones inconsultas e irregulares de los empresarios que siempre miran sus bolsillos, sin entender que si bien el transporte es un negocio, fundamentalmente es un servicio y si así no lo entienden, tendrían que dedicarse a otra actividad.

Irregularidades al por mayor

Pero las irregularidades de Tyempertyopolos en su actividad de transportista de pasajeros no queda en cambiar los recorridos porque se le antoja, puesto que durante su gestión, el anterior ministro del área, Facundo Santarone, tomó la decisión de realizar una verificación técnica a las unidades que prestan el servicio interurbano, y se constató algo que en Periodistas en la red venimos denunciando hace demasiado tiempo: Más de la mitad de las unidades de la empresa Polos es obsoleta y por ello no está en condiciones de brindar ningún servicio.

No sería extraño que esta decisión de Santarone le haya costado el cargo, toda vez que Santarone ya no es ministro y sin embargo Polos sigue ofreciendo su triste servicio con esas mismas unidades obsoletas, como si acá nada hubiera pasado.

La realidad es más que evidente: Durante las gestiones de los hermanos Rodríguez Saá, los empresarios del transporte interurbano, con Mabel Tyempertyopolos a la cabeza, van a seguir haciendo lo que quieran, sin que exista un solo funcionario que le ponga límites legales, al menos sin que le cueste el cargo.

Comentá la nota