Cambió el escenario y será más difícil el pacto político chaqueño.

“Creemos que cambió el escenario con la posibilidad del adelantamiento de elecciones y que va a ser más difícil todavía que los partidos políticos ya estando en plena campaña”, dijo ayer el vicepresidente del Consejo Económico y Social, Francisco Lobera, en relación al Pacto Social que propuso el gobierno provincial.
La iniciativa impulsada por Jorge Capitanich es tenida en cuenta por el CONES, que tenía planeado abordar el tema con los partidos políticos pero está revisando esa agenda “para ver si quizás si seguimos con los gremios y postergamos un poco hasta que se aclare el tema eleccionario”.

La reunión con los partidos políticos quedó en suspenso porque en el CONES piensan que “quizás vamos a perder tiempo reuniéndonos porque dentro de un mes van a estar tirándose piedras unos a otros” pero admitió que “el acuerdo político es condición necesaria para cualquier acuerdo de largo plazo en temas sociales y económicos”.

Primer ronda

Sin embargo, ya se realizó una primer ronda de reuniones con los gremios y entre ellos se arrancó con los docentes. Hubo una reunión con Atech y ahora se seguirá con otros del sector. “Se les propuso revisar un documento que el CONES en su momento elaboró y que tiene que ver con la reforma educativa, que nos parecía adecuada la oportunidad para trabajar en ese punto”, afirmó Lobera.

A ello sumó que se le propondrá a los gremios docentes “en un pacto donde se pueda establecer alguna norma, algún marco, con pautas que permitan acomodar los salarios de alguna manera más previsible, evitando lo que todos lo chaqueños conocemos y no queremos más, que es el conflicto antes de que comiencen las clases”.

Pero, alertó que “muchas veces la fortaleza de la entidad gremial deviene del conflicto y no de la planificación pero es un punto donde queremos ver si podemos limar asperezas y contribuir desde el CONES en ese sentido”.

Por otra parte y en sus condición de dirigente de la Unión Industrial del Chaco, Lobera dijo que tiene un equipo de trabajo que puede asesorar a las Pymes sobre como funciona el mecanismo preventivo de crisis. “De los socios actuales ninguna se ha acogido, en esta crisis. Hay empresas que se han acogido en crisis anteriores”, apuntó.

Se trata de un procedimiento que permite evitar suspensiones y/o despidos, por un lado, y a la vez puede evitar la quiebra empresaria, por el otro.

Además señaló que la UICH, que ya hace varios años lidera Ricardo Khayat, este año va a trabajar para renovar parte del equipo de trabajo básicamente con el compromiso que tiene que ver con incorporar más industriales a la entidad gremial patronal.

Comentá la nota