El cambio difícil de entender de una funcionaria

Por: Gerardo Gómez Muñoz.

Cuesta apuntar en Mar del Plata un organismo nacional más complicado de manejar y tan bien gestionado en los últimos tiempos que el PAMI, lo que destaca naturalmente a su titular Alejandra Urdampilleta, en este caso.

La entidad atiende en nuestra ciudad, solamente, a unos 100 mil afiliados y a unos 80 mil más en toda la zona. Al cabo de cinco años se solucionaron los problemas de prestación, aún los más engorrosos; los edilicios que por su incapacidad o falta de funcionalidad les ocasionaban múltiples inconvenientes a los ancianos; se eliminaron colas innecesarias y las indispensables son bajo techo y en cómodos asientos; se ratificó la política emanada de las directivas presidenciales de limpiar el organismo de tercerizaciones, precios exorbitantes y de todo tipo de corruptelas que se habían cebado en el PAMI, desde su central a todo el país. Un resultado muy concreto mucho más contundente que la simple afirmación del firmante pues se traduce en la drástica disminución de quejas y denuncias que antes se amontonaban en los medios de prensa sobre las falencias de sus servicios y las corrupciones mencionadas.

Es imposible encontrar una explicación racional al cambio producido, pero al menos se puede tragar sin atoramiento traumático la circunstancia de que la arquitecta Urdampilleta ya había manifestado que en pocos meses más iba a plantear el fin de su ciclo por el desgaste lógico. Y sobre todo no estaba dispuesta a bancarse la presión que dos diputados nacional y provincial, respectivamente -no de Mar del Plata- y un encumbrado intendente estaban haciendo sentir para lograr el traspaso a su heredad política de tan codiciado botín.

Sin traumas políticos

La extraña, vaya a saberse todavía con qué logros o costos, jugada política se saldó con la designación de José Luis Pifano, secretario de Gobierno de la modesta Lobería cuya población es como diez veces menor a la cantidad de afiliados del PAMI. Por ahora, todos sonríen porque el hombre se presentó de la mejor manera posible: simpático, sencillo, entrador. Llegó solo y dijo soy fulano de tal, nada de supuestos asesores o de acompañantes demandantes de cargos. Los actuales funcionarios respiran con el alma vuelta al cuerpo y con la solvencia ya demostrada en la recuperación del PAMI, todos dispuestos a colaborar con el flamante jefe. Tiene, además, un dato incontrastable, es un auténtico kirchnerista de la primera hora, casi la frutilla del postre. Sobre todo cuando Mar del Plata no sale de su asombro por la garrapiñada que entraron a saborear con glotonería despreciables bandas supérstites de la "gloriosa juventud" de la Ucede, recaladas con hambre infame en la Oncca y en otros dadivosos puertos similares. Para peor con falsos pergaminos de fidelidad al "proyecto nacional y popular" y con aporte de nueva savia, incluida la honestidad, al kirchnerismo.

A su vez la ex titular de la sede local y regional pasará a cumplir importantes funciones en el orden nacional y la experiencia adquirida en el manejo cabal de una de las seccionales más complejas le permitirá desarrollar lo aquí adquirido en la coordinación nacional de las delegaciones.

¡Qué sindicalista!

El tema de los subsidios, de las cooperativas, de la inclusión social, etc., ha posibilitado que toda una gama de miserias, desenfado y estafas salieran a relucir en Mar del Plata. Lo de la Oncca, lo de los aspirantes a testaferros asalariados con la plata de los desocupados ya fue abordado por esta columna. Ahora diversas denuncias dan cuenta de lo actuado por un "sabio" delegado gremial de la Anses. Apenas Cristina anunció la creación del subsidio de inclusión para los niños de padres desocupados o con trabajo en negro la gente se volcó de a centenares a la sede de la repartición en avenida Luro, desbordando el local y las posibilidades de atención. Las largas colas motivaron la pasiva solidaridad de quienes veían al pasar ese triste espectáculo.

Dando un ejemplo el Club Quilmes ofreció sus instalaciones, las que por inconvenientes legales no pudieron ser aceptadas por la repartición nacional. Los trabajadores de ésta, encontraron un modo práctico de acelerar las tramitaciones. Ellos mismos salían a la calle a atender y evacuar las consultas de los interesados. Las denuncias y con datos que pudieron ser comprobados indican que allí apareció el sabio delegado para impedir que los trabajadores sensibles y solidarios con la pobre gente y los acosaba para impedir la encomiable tarea. El hostigamiento se completaba con otra miserable oferta: si esta aglomeración dura unos días más, reclamamos horas extras para atenderla... Lo peor es que el hombre forma parte del partido "de la justicia social".

Bueno, peor es el caso de los que salieron a proclamarlo a través de costosa cartelería pegada en las calles de la ciudad, a Momo Venegas, el secretario general de Uatre como "el hombre de la lealtad"... Será a Duhalde, a De Narváez u a otro capitoste político. Pero con toda seguridad no es el campeón de la lealtad para con los trabajadores y peones del campo, porque en su gremio de más de un millón de personas, la mitad -según los registros oficiales-, está en negro y proliferan de a miles los menores de edad.

"Yo soy peronista"..

Así de terminante habla el concejal electo Mario Alfredo Lucchesi cuando se le pregunta acerca de su no integración al bloque de "El Frente es posible", donde iba a acompañar a Carlos Arroyo. Puntualiza que apenas terminadas las elecciones el diálogo se cortó y quedaron manifiestas las diferencias "entre mi peronismo de cuna -mi padre fue diputado provincial- y Arroyo y sus colaboradores, algunos de expresas convicciones derechistas". No obstante aclara que pese a tener coincidencia con algunas medidas centrales logradas por el kirchnerismo, tampoco se inscribe en esa línea. Pero está dispuesto a apoyar todo lo que se pueda apoyar de los gobiernos nacional y provincial. Del mismo modo subraya que no está en la línea de enfrentar todo lo que venga de Cristina o de Scioli y menos de realizar en el plano municipal una "oposición por la oposición misma". Tampoco parece dispuesto, aunque habría sido interesado por el padrino de Diego Garciarena -de manifiesto "cutokirchnerismo mutante"- a integrarse con él en un bloque. Pese a que el viajero si no pasa a atender a los pobres luego de su curso acelerado en Valencia y Las Vegas, se quedará muy solo sin Roca, Fernández y Cordeu al lado...

De Kirchner al "panradicalismo"

El diputado de discurso más enfáticamente kirchneristas en las épicas batallas de la Cámara de Diputados de la Nación, se va del kirchnerismo. Dice que Posse, el Coty Nosiglia y Leopoldo Moreau, entre otros, lo convencieron de que se viene "el panradicalismo" y todos deben volver. Tato Serebrinsky es duro de convencer, pero quien no recuerda que cada 4 ó 5 años tiene la tentación de cambiar de querencia y esta vez hasta tuvo su reunión a solas con Cleto Cobos, sabedor tal vez de esas tentaciones, como las tiene él mismo vice. Eso sí, asegura, que con el Ruso Katz no quiere saber nada y que aspira a ser hombre del partido y en ese sentido habría iniciado conversaciones.

Su posición, junto con las quejas por lo mal pagada que había sido políticamente su militancia junto al gobierno, habría sido expuesta ante el ministro Aníbal Fernández. Este le habría reconocido que el oficialismo habría entrado en una etapa de refortalecerse junto al PJ , soslayando a aliados y asociados, por lo que entendía su decisión al igual que la propia presidenta.

Hay indicios de que las cosas le podrían resultar mucho más adversas de lo que él se imagina, porque a la reacción fundamental del común de la gente, se sumaría la escasa recepción comiteril. Al respecto, Luis Rech presidente del comité local afirmó periodísticamente que desconoce el tema y por otra parte y textual: "la coherencia es un patrimonio partidario que debemos cuidar y respaldar".

Comentá la nota