“El cambio no es el amontonamiento de gente que viene de la política como propone Massa”

“El cambio no es el amontonamiento de gente que viene de la política como propone Massa”

Juntos por Bolívar, el espacio Pro que lidera el ex intendente Juan Carlos Simón en Bolívar y que lleva como precandidato a intendente al doctor Gustavo Durquet, tuvo el sábado una jornada con visitas de dirigentes importantes en el ámbito nacional y de representantes del Pro de distintos puntos de la región (Carlos Tejedor, Saladillo, Azul y Pigüé). Estuvieron en el local de Sargento Cabral y Moreno los diputados Federico Pinedo y Silvana Giúdici.

Sentados a la cabecera junto a Simón y Durquet, el ex intendente hizo de presentador y luego vinieron las preguntas de la prensa, que en su mayoría contestó Pinedo.

¿Qué expectativas tiene para esta campaña y cómo los reciben en los lugares que visitan?

- Estamos recorriendo todo el país, tenemos un desafío muy grande por delante que es intentar transformar la realidad política de la Argentina, la política se ha transformado en parte del problema en lugar de en parte de la solución, y es evidente que hace falta un cambio que lleve a dejar atrás una etapa de mucha división, enfrentamiento, de poner mucha energía en las cosas negativas, en los ataques, en las defensas, en no decir la verdad, en cómo ocultar la realidad, en las trabas, cuando está claro que lo que necesita la Argentina es poner la energía en la producción, en el trabajo y en la calidad de la educación para tener mejor trabajo, la salida de nuestros hijos es la vinculación de la educación de calidad con el trabajo de calidad, y eso requiere que haya instituciones, que haya largo plazo, que haya respeto, que haya tolerancia, diálogo, acuerdos, consensos mayoritarios aceptando que uno no tiene toda la razón y que es útil ver la mirada del otro.

Este es un cambio muy profundo en la política argentina que es lo que estamos buscando en todo el país, así que los dirigentes del Pro y de los partidos aliados haciendo lo posible por tomar contacto con los vecinos de cada lugar para oír, nos parece que la democracia más que una disciplina de hablar es una disciplina de oír, escuchar y poder representar en base a lo que uno escucha, y lo mismo le decimos a los candidatos locales, que tienen que estar cerca de la gente, escuchar sus problemas, escuchar cuáles son las soluciones que ellos ven para sus problemas y ver cómo se instrumenta eso. Ese es el motivo de nuestra visita acá como van a ver permanentes visitas de dirigentes de toda la provincia a cada uno de los lugares de la provincia de Buenos Aires que es probablemente el lugar donde mayor sea la discusión del futuro de la Argentina, una provincia con 10 millones de personas que determina el futuro de todo el país, y una provincia que ha sido discriminada, castigada por un gobierno nacional que lo que buscaba era controlar a los gobiernos de las provincias, la provincia tenía un fondo de 600 millones de dólares para solucionar problemas básicos de pobreza en el Conurbano y en este gobierno se lo dejaron en 600 millones de pesos, mientras provincias como Santa Fe, Córdoba y otras tenían un porcentaje de la recaudación, es decir, todos subían en la percepción de impuestos que venían del gobierno nacional y la provincia de Buenos Aires bajaba porque los 600 millones de pesos que hace 10 años eran algo ahora son la mitad, y eso explica gran parte de las falencias de la provincia de Buenos Aires en todo tipo de cosas, en educación, en seguridad, en caminos, la posibilidad de aumentar su producción, y a ese castigo se sumó el castigo productivo con el tema de las retenciones, las trabas a las exportaciones, perseguir la producción creyendo que eso puede generar un beneficio a corto plazo pero genera un perjuicio de largo plazo. Acá estamos para revertir todo esto, y eso es lo que queremos conversar con la gente de Bolívar.

¿Cómo ve la insistencia de Sergio Massa de pedirle grandeza a Macri para que habilite una gran PASO?

- No es un tema de grandeza, es un tema de tener claro qué es lo que uno está haciendo. Nosotros claramente podemos seguir un camino que Massa cree que es el camino, que es el que ha venido siguiendo él hasta ahora, que es el camino de juntar dirigentes, intendentes, dirigentes políticos, y nosotros creíamos que nuestra tarea no era esa, que era tomar contacto directo con las personas de todo el país para representar el cambio que requiere la política, no el amontonamiento de gente que viene de la política, así que fueron distintas miradas de lo que hacía falta y por eso hemos venido caminando por caminos paralelos, que no se tocaban. El tema no es juntarse o no con Massa, sino si queremos hacer un cambio en la política argentina o si queremos seguir siendo lo mismo con otra cara, o si queremos ser los mismos nosotros con otro traje, y mientras no estemos convencidos de que estamos en el mismo proyecto no podemos confluir, esto es lo que ha dicho Macri esta misma semana (Pinedo).

¿Interpretan que lo de Massa es más un manotazo de ahogado que un pedido de grandeza?

- No, porque eso sería descalificarlo a Massa, creo que es un dirigente al que hay que respetar, tiene una fuerza importante, ganó la elección de la provincia de Buenos Aires hace un año y pico, muy bien, nosotros lo acompañamos en esa ocasión. Tenemos que respetar a nuestros adversarios (Pinedo).

¿Los favorece el hecho de que no esté clara la elección en la provincia de Buenos Aires?

- Creo que eso lo tenemos que mirar como habitantes de la provincia, es una tragedia para la provincia de Buenos Aires no tener dirigentes de nivel provincial muy relevantes, que los dirigentes nos los pongan a los bonaerenses desde el gobierno nacional, o desde los gobiernos nacionales. Scioli cuando fue candidato a gobernador ni tenía domicilio ni había nacido en la provincia, y dijo que alguna vez había pasado a jugar al fútbol a la provincia, y por eso era candidato y fue gobernador de la provincia. Y ahora pasa un poco lo mismo, el gobierno nacional recauda el 75 % de los impuestos de todo el país, y todas las provincias juntas tienen el otro 25 %, y con eso tienen que hacer frente a la seguridad, la justicia, la educación, la salud, la infraestructura local, y por eso anda mal todo. Y a la provincia de Buenos Aires, además, la castigan con el fondo del Conurbano que no lo actualizan, y por eso es que el gobernador de Buenos Aires no es visto como una persona que pueda traer soluciones sino como un punto del presidente, me parece que es por eso que no se visualizan grandes candidatos y está todo el mundo pensando en quién va a ser el próximo presidente para ver qué le podemos pedir o qué le podemos sacar en definitiva, y esto es dramático, hay que recuperar el poder que le corresponde a los vecinos de la provincia de Buenos Aires, porque de lo contrario votamos a alguien pero el que luego resuelve las cosas es un ministro de la Nación a quién no votamos (Pinedo).

¿Estos problemas obedecen a una crisis institucional?

- Creo que lo que ha pasado en la Argentina es que un grupo de gente, dirigentes políticos, han decidido apropiarse de la mayor cantidad de poder personal que puedan, aunque se tengan que cargar el tratado de paz de los argentinos que es la Constitución, o las reglas de convivencia, o la justicia o lo que fuera. En los últimos días hemos visto un gobierno democrático que nos representa que está queriendo tirar por la ventana a un viejo de 97 años simplemente por eso, un ministro de la Corte Suprema, una especie de prócer del Derecho en Argentina como el doctor Fayt, y después está atacando a un muerto como Nisma, haciéndolo quedar mal para aumentar su propio poder, y eso muestra un estado de enfermedad. El tema es, ¿el poder es del pueblo o es de los políticos que se lo llevan?, las instituciones, el federalismo, el poder de la provincia de Buenos Aires, la división de poderes, son propiedad del pueblo, y los gobernantes no se lo pueden llevar a su casa, ese es el drama, es el cambio que a nosotros nos parece que hay que hacer en la política (Pinedo).

¿Por qué a pesar de todo eso cree que Cristina tiene tanta adhesión aún sobre el final del mandato y que en cierta forma hacen que Scioli sean quien más mide?

- Discuto los datos que usted menciona, hace un año, si usted le preguntaba a la gente cuántos querían un cambio muy profundo en la política argentina, un tercio de los argentinos decían que lo querían, y si pregunta ahora lo mismo el 63 % de los argentinos lo sigue queriendo, así que la voluntad de cambio respecto de la presidenta Kirchner es muy marcado, más allá de que ella tenga una buena imagen, se está yendo, se acabó, no puede ser reelegida, una buena imagen en una parte de la población, en menos de la mitad.

Respecto a las encuestas me parece que hay una situación de mucha paridad entre Scioli y Macri, algunos dicen que está arriba uno y otros dicen el otro; pero básicamente están casi igual, lo que demuestra que hay una demanda de cambio y una demanda de continuidad de un tercio de la población en cada lugar, y el otro tercio es el que va a decidir qué es lo que quiere, si quiere más de lo mismo o si quiere cambiar y probar una cosa diferente. Creo que eso es lo que está pasando y nosotros queremos representar el cambio y por eso tenemos cierta reticencia de juntarnos con gente que por ahí no quiere eso, y creemos que la gente que quiere el cambio es más que la que no lo quiere (Pinedo).

Esta paridad en las encuestas hace suponer que el Congreso va a seguir bastante parecido al actual por los próximos dos años al menos, y que el próximo presidente tendrá a esas “Escribanía” en contra…

- Sí, creo que el próximo Congreso va a ser de búsqueda de consensos y no de imposiciones y dictadura. Silvana Giudici era la secretaria general del bloque radical en la Cámara de Diputados durante toda la discusión de la 125 y el tema de las retenciones, y fue una de las artífices de los acuerdos parlamentarios que tuvimos que hacer para que esas cosas no pasaran y nos pareció un ejercicio extraordinario, tanto que ahora estamos militando juntos por un cambio en la política Argentina. Eso es lo que tenemos por delante, un Congreso donde nadie va a poder imponer nada sino que hay que buscar acuerdos razonables que sean lo mejor para la gente (Pinedo).

¿Cómo van a hace para atraer el voto actual del Frente Renovador para una eventual segunda vuelta?

- Nosotros creemos que la democracia es del pueblo y no de los dirigentes políticos, y vamos a trabajar para la gente, la que nos vote y la que no. Con la gente del Frente Renovador tenemos una relación de respeto, de trabajo común en la Cámara, no tenemos grandes problemas, sí tenemos miradas diferentes sobre qué es lo que necesita la Argentina en los próximos años, ellos quieren representar una cosa y nosotros algo diferente, pero definitivamente podemos sentarnos, conversar y acordar cosas porque en muchísimas cosas estamos absolutamente de acuerdo, lo mismo que con otras fuerzas políticas, con los socialistas, con la gente del GEN de Margarita Stolbizer, son gente con la que hemos hecho acuerdos en forma permanente, sobre todo en los temas grandes de la Argentina que son los temas institucionales, después es una cuestión de gestión, de quién puede llevar las cosas de la mejor manera, de miradas económicas, de las medidas para el apoyo al sector productivo, que tenemos diferencias.

La gente va a votar por quien crea que la va a representar mejor, lo que tenemos que hacer es representar eso y no creemos que por hacer un acuerdo con algún dirigente de algún lado nos van a venir los votos y después vamos a hacer lo que queremos nosotros, tenemos que representar a la gente, nada más (Pinedo).

Volviendo al Congreso, ¿imagina muchas “borocoteadas” una vez que Cristina no esté en el poder?

- La verdad que no sé, siempre la condición humana hace que mucha gente haga porquerías, y otra no. Tampoco me gusta hablar mucho negativamente de nuestros adversarios, nosotros criticamos los problemas y no atacamos tanto a las personas; pero lo que vemos en el peronismo es que hay alguna diferencia entre el peronismo tradicional y el kirchnerismo, y esas diferencias se van viendo y en el futuro calculo que tendrán alguna importancia. El peronismo tradicional ha sido un sector de la política que está acostumbrado a hacer acuerdos más amplios, el kirchnerismo es una cosa más de rupturas y enfrentamientos y de divisiones, descalificaciones, ahí tenemos más diferencias.

Creemos que los políticos argentinos representan al pueblo argentino y van a hacer más o menos como lo que piensa el pueblo argentino (Pinedo).

Coment� la nota