Cambiemos baja la expectativa en algunos municipios del conurbano

Cambiemos baja la expectativa en algunos municipios del conurbano

Si bien se cree en una reelección de Vidal, la foto cambia en el tramo local. Hay distrito en los que el oficialismo ya entiende que no ganará y aparece el temor por las malas gestiones.

La ingeniería electoral del oficialismo bonaerense empieza a aceitarse para la elección del año que viene y Cambiemos ya resignó la pelea en algunos municipios del conurbano donde creen, en base a mediciones, resultados electorales y armado territorial, que no llegarán a pelearle de igual a igual al peronismo. Además, ven complicado seguir gobernando algunas comunas propias, por dificultades de sus mismos intendentes.

El caso más resonante es La Matanza. Tras varios intentos de posicionar al actual ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro, Cambiemos dejó de lado ese desafío que quiso desde 2015. El peronismo sigue firme en su bastión y ni siquiera una salida de Verónica Magario de la intendencia para pelear por la gobernación le alcanza al oficialismo provincial y nacional para pelear el distrito más grande de la provincia. Finocchiaro no será. 

La otra opción es la de Miguel Saredi. El ex director del Mercado Central, que encabezó las listas 2015 y 2017 por Cambiemos, ha mostrado disidencias con el oficialismo cuando la Ciudad y el Ejecutivo bonaerense intentaron trasladar el Mercado de Hacienda de Liniers a La Matanza. En el Concejo Deliberante integra el bloque Nueva Dirigencia Cambiemos. 

Dentro de la Tercera sección electoral tampoco habrá un fuerte despliegue, por falta de candidatos de fuste, para pelear de igual a igual Lomas de Zamora, Esteban Echeverría y Almirante Brown. Además, los intendentes de las tres comunas tienen un perfil dialoguista con la gobernadora María Eugenia Vidal. Los jefes comunales de Lomas, Martín Insaurralde, y de Brown, Mariano Cascallares, lograron ubicar gente suya en cargos para el Tribunal de Cuentas y en el directorio del Banco Provincia.

Sin embargo, Insaurralde mira de reojo lo que pasa en otros municipios de la Tercera sección electoral y apadrina a dos posibles candidatos. Uno por Berisso y el otro por San Vicente. Se trata de municipios en los que Cambiemos cree que puede perder por torpezas propias de los intendentes Mauricio Gómez (San Vicente) y Jorge Nedela (Berisso). El lomense tiene anotados para las contiendas locales a Nicolás Mantegazza y Juan Mincarelli, respectivamente. 

Pilar es otro municipio al que el oficialismo no le encuentra la vuelta. En la gobernación reconocen que se esperaba más de la gestión de Nicolás Ducoté. Si bien en las elecciones de 2017 Cambiemos pudo revertir en el municipio de la Primera sección la derrota que sufrió en las PASO, no se descarta una derrota. De hecho, en caso de que prospere la idea de un desdoblamiento electoral en el orden municipal, tal como presiona el massismo y analiza el oficialismo, Pilar no desdoblará y usará la base de votos de Vidal y el presidente Mauricio Macri para intentar retener la comuna. Ducoté irá mano a mano contra el peronista Federico Áchaval. 

POR MASSA. La intención es avanzar en los municipios que hoy gobierna el Frente Renovador. En Necochea, Chascomús y Monte, Cambiemos cree que puede ganar. Es distinto el análisis que hacen para General Alvarado y San Fernando. En este último distrito podría jugar el actual diputado provincial Juan Andreotti en lugar de su padre, el actual intendente Luis Andreotti. Es el único municipio donde la fuerza de Sergio Massa tiene la certeza de que no perderá. El subsecretario de Asuntos Municipales de la Provincia de Buenos Aires, Alex Campbell, no será candidato a intendente y la postulante podría ser la concejala Agustina Ciarletta. Campbell, por su parte, podría encabezar la lista a diputados bonaerenses de Cambiemos para la Primera sección electoral. 

La situación de Tigre es más compleja. Cambiemos busca sacar ventaja de la interna entre el actual intendente Julio Zamora y el propio Massa e insistirá con la candidatura de Segundo Cernadas, que en las últimas elecciones quedó muy cerca. 

Zamora se acercó al kirchnerismo más duro. Incluyó a la concejala Roxana López como secretaria de Desarrollo Social y Política de Inclusión y desde hace un tiempo se muestra dentro del esquema de los intendentes del PJ que impulsan la unidad con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner como candidata.

Coment� la nota