Cambian a dos senadores en comisión clave

Roberto Urquía y la misionera Élida Vigo pidieron licencia por razones de salud. Fueron reemplazados por dos ultra-K.
Tras intensas negociaciones para revertir un supuesto escenario adverso al debate del proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en el Senado de la Nación, el oficialismo reemplazó ayer a dos de sus legisladores en la comisión de Industria y Comercio, una de las cuatro que participan de la discusión de la iniciativa oficial en la Cámara Alta.

Se trata de Roberto Urquía (Unión por Córdoba) y la misionera Élida Vigo (cuñada del gobernador Juan Schiaretti), quienes presentaron su renuncia a la comisión por razones de salud y serán reemplazados por sus colegas Nicolás Fernández (Santa Cruz) y Pedro Guastavino (Entre Ríos), según explicó el jefe de la bancada del Frente para la Victoria (FPV), Miguel Ángel Pichetto.

La decisión, interpretada por la oposición como un "cambio de reglas del juego" pero defendida por el oficialismo como un recurso legal del reglamento parlamentario, permitiría al FPV garantizarse el número de firmas necesarias para obtener dictamen de mayoría favorable al proyecto en la única comisión que preside la UCR.

El oficialismo confía en que en las tres comisiones restantes que discuten el proyecto –Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión; Presupuesto y Hacienda, y Asuntos Constitucionales– logrará reunir el número necesario de votos ya que, a diferencia de la Cámara de Diputados, el Senado deberá emitir dictamen por cada uno de los cuerpos.

Con todo, el esquema de renuncias y nombramientos también contempló el reemplazo de Vigo en la comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión por el ultra-K Marcelo Fuentes. Ese cuerpo es encabezado por el jujeño Guillermo Jenefes, quien ya hizo trascender objeciones al proyecto y planteó otro posible escenario adverso al PJ.

La jugada del FPV se conoció ayer, cuando ya promediaban casi nueve horas del primer día de audiencias en la Cámara Alta con la presencia del interventor del Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), Gabriel Mariotto, y el titular del Sistema Nacional de Medios Públicos, Tristán Bauer, quienes defendieron la iniciativa, en especial en los aspectos que censura la oposición.

Cierran filas. Las bancadas opositoras mostraron un abroquelamiento similar al de Diputados, con el radicalismo y el peronismo disidente como portavoces de las objeciones a la integración de la autoridad de aplicación y el plazo que tendrán las empresas para desprenderse de activos en caso de que se sancione la ley.

"Las empresas que tengan una posición dominante y se tengan que adecuar a la orden de la ley tendrán el plazo de un año para ajustarse. Eso lo tomamos de experiencias en otros países", puntualizó Mariotto antes de protagonizar varios contrapuntos con el radical Gerardo Morales, uno de los críticos de la iniciativa.

Como lo hizo en las recientes intervenciones en la Cámara Baja, el funcionario volvió a defender también la integración de la autoridad de aplicación. "Es cierto que siempre se puede democratizar mucho más, pero esta autoridad de aplicación supera todos los proyectos que ha recibido este cuerpo", insistió.

Al final, Mariotto tuvo un duro intercambio con Morales por la televisación del fútbol en manos del Estado y debió escuchar las objeciones del jefe de la bancada radical, .Ernesto Sanz, a aspectos jurídicos del proyecto. "Hay errores, cuestiones de interpretación que deben fijarse. Esta ley necesita ser corregida", enfatizó el legislador.

Comentá la nota