Cambia, ¿todo cambia?

El acto de asunción de los diputados provinciales electos dejó una serie de datos para el anecdotario, al tiempo que diversas señales en relación a cómo se puede llegar a desarrollar la "contienda" política entre viejos conocidos y nuevos por conocer

La semana que pasó, se caracterizó por los cambios estructurales que se dieron tanto en el ámbito de la Legislatura Provincial como en el Concejo Deliberante capitalino, hacia donde apuntaron todas las miradas de la política local y, en especial, la del propio gobernador Luis Beder Herrera que, una vez más, abogó por una "mejor calidad institucional y democrática" en La Rioja.

Así lo afirmó el primer mandatario provincial tras la renovación de miembros de la Cámara de Diputados, donde destacó además que desde ahora se buscará profundizar la reforma impulsada por la Nación y avalada por la Provincia y que incluye la realización de internas abiertas y simultáneas en los partidos políticos, al tiempo que destacó la importancia de la presencia de la oposición en el recinto.

El acto de asunción de los diputados provinciales electos tuvo lugar en el teatro provincial Víctor María Cáceres y, como no podía ser de otra manera, dejó una serie de datos para el anecdotario, al tiempo que diversas señales en relación a cómo se puede llegar a desarrollar la "contienda" política entre viejos conocidos y nuevos por conocer -aunque algunos de los diputados electos no son tan "nuevos"-, más allá de los buenos deseos del Gobernador, para los cuales viene trabajando casi a destajo desde su arribo a la Casa de las Tejas.

Todo cambio, sin dudas, genera fuertes expectativas en la sociedad, mucho más si lo que se espera es que los cambios sean positivos y traigan importantes beneficios para La Rioja y los riojanos.

Pero todo cambio, ¿implica un cambio en la realidad? A la luz de los acontecimientos, y tal como se señalara en otra oportunidad, la conformación de la "nueva" Cámara de Diputados lleva en sí misma vicios de una vieja política signada por las chicanas y la priorización por parte de los diputados de intereses personales por sobre los intereses de la comunidad que, en definitiva, es quien pone en funciones a los legisladores.

Los cuestionamientos a la proclamación de algunos diputados, por ejemplo -algo que, tal como lo señaló el propio Gobernador, es inédito en La Rioja-, o los cruces previos entre los propios diputados electos y quienes conservan sus bancas, con denuncias y acusaciones de dudoso fundamento y consistencia, tiñieron de ilegitimidad un acto de valor fundamental para la democracia que, a partir de las asunciones y con la presencia de la oposición -de la que se espera cumpla fehaciente y conscientemente con su rol-, debería consolidarse siempre un poco más.

No obstante, y más allá de las mencionadas vicisitudes, finalmente juraron Silvia Machicote, Carlos Abraham Luna, Judith Díaz Bazán, Délfor Brizuela y Néstor Gabriel Bosetti por la Capital.

José Aparicio por Sanagasta, Eduardo Roldán, Julio César Díaz y Nicolás Martínez por Aimogasta, Fernando Rejal y Silvia Gaitán por Chilecito, Adriana Olima por Famatina, Amado Filipes y Oscar Chamía por Felipe Varela, Silvia Córdoba por Vinchina, Daniel Elías, Javier Esteban Cárbel y Juan Pedro Cárbel por Chamical, Mauro Busto por Facundo Quiroga, Cristina Saúl y Alejandra Oviedo por Rosario Vera Peñaloza.

En tanto que juraron por un nuevo mandato Jorge Basso por la Capital, Mario Guzmán Soria por Rosario Vera Peñaloza, Oscar Martinelli por Castro Barros, Enrique Molina por Chilecito y Ángel Páez por Felipe Varela.

Asimismo, continúan su mandato Luis Orquera por General Lamadrid, Julio César Farías por General Belgrano, Camila Herrera por Independencia, Sergio Casas por San Blas de los Sauces, José Luis González por Ángel Vicente Peñaloza y Guido Acosta por General San Martín.

Detalles

Llamativamente, quienes contaron con mayor apoyo "popular" desde las "gradas" fueron aquellos diputados que llegaron desde el interior, mientras que la interna no pasó desapercibida y mucho menos el tenso momento que inmortalizaron en unos pocos segundos la vicegobernadora y presidenta de la Cámara, Teresita Luna y el diputado provincial electo por la Capital, Néstor Gabriel Bosetti, cuando este último intentó extender la mano para saludar a la funcionaria y se "comió el amague", en lo que fue una patentización de los cruces que ambos mantienen desde hace ya un buen tiempo, con instancias judiciales, inclusive y que ahora se trasladarán a la Cámara.

Tras el "fallido" saludo, la vicegobernadora Teresita Luna se excusó basando su actitud en que no hay que ser "hipócrita" en el terreno de la política. Con tal criterio, y en un ámbito como el de la Cámara de Diputados, no abundarían entonces los saludos y entonces debería regir, tal vez, como ocurre en el Fútbol de AFA con los técnicos de cada equipo, el saludo obligatorio, o al menos algún gesto de respeto. Camaradería, que le llaman.

Bloques

Tras el acto de proclamación de los diputados electos, se aguarda ahora que en la próxima sesión queden conformados los bloques que definirán el perfil de los nuevos legisladores provinciales.

En la primera sesión de la nueva Cámara de Diputados, que está programada para el próximo jueves, quedarán definidos los bloques dentro de la nueva integración legislativa. No obstante, se sabe, la mayoría de los legisladores son justicialistas y están agrupados en diferentes partidos provinciales y departamentales. Independientemente de esto, algunos podrían unirse al bloque oficialista o conformarían otros bloques, pero bajo similar bandera.

Es de esperar que, a partir de ese momento y más allá de los alineamientos, los deseos del gobernador Beder Herrera, que no son más que los deseos de cambio real de todo ciudadano común, comiencen a reflejarse en la tarea de los viejos y nuevos legisladores.

Más cambios

A menor escala, pero no por eso con menos polémica, el Concejo Deliberante capitalino también concretó el acto de asunción de seis nuevos concejales, quienes fueron electos el pasado 28 de junio.

Corte de luz mediante -como para recordar que hay cuestiones pendientes en la Provincia-, y con las llamativas ausencias del gobernador Luis Beder Herrera y de la vicegobernadora Teresita Luna, asumieron en sus bancas los radicales Eleazar Arabel, Luis Villalba y Beatriz Molina; los quintelistas Oscar Luna y Marcela Fernández y el lunista Enrique Álamo, quienes tendrán un mandato que se extenderá por los próximos dos años.

No faltó en el acto la temperatura elevada de un clima político que tuvo como eje fundamental las últimas proclamaciones en el Tribunal de Cuentas municipal, conformado por cuadros cercanos al intendente Ricardo Quintela, mientras que lunistas y quintelistas se enfrentaron a través de los aplausos y cánticos para determinar cuál era el nuevo concejal con mayor respaldo popular. Con la actual composición se conformarán cinco bloques. El oficialismo quintelista tendrá cinco miembros; el lunismo contará con cuatro representantes; el radicalismo presentará tres ediles; el bederismo continuará con dos concejales y el menemismo con una representante.

¿Cambios?

Por el momento, siguen siendo un interrogante los cambios en el gabinete provincial, aún cuando Beder Herrera ya anticipó que tiene en vista los reemplazos para Délfor Brizuela y Carlos Luna, flamantes diputados provinciales. Pero tal vez el mayor interrogante gire en torno a la figura del ministro de Infraestructura Javier Tineo, quien en el transcurso de la semana aseguró ser parte del Gobierno, más allá del lugar que le toque ocupar.

Todo parece indicar que Tineo dejaría su cargo en los próximos días, pero seguiría vinculado al Gobierno de Beder Herrera.

Comentá la nota