Cambia la financiación nacional para viviendas

Los fondos para construir las 5.000 unidades anunciadas con el megaplan presidencial deben ser reintegradas por la Provincia en dos años. El Gobierno restituirá los recursos a partir de las cuotas que deben pagar los adjudicatarios. Plazo de 10 meses para las obras.
La política implementada por el Gobierno durante el año pasado para ganar eficiencia en el cobro de las cuotas a los adjudicatarios de viviendas del Estado (descuenta el importe por planilla a los empleados públicos que son beneficiarios, por ejemplo) tendrá particular relevancia durante este año. Eso se debe a que habrá un cambio sustancial en las condiciones de los recursos que enviará la Nación, en el marco del anunciado megaplan de infraestructura pública: los fondos, en este caso, deberán ser devueltos, por la Provincia.

Hace exactamente un mes, la Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, anunció que la Nación invertirá, a largo plazo, $ 111.000 millones para sostener el empleo en el sector de la construcción y enfrentar la crisis internacional. De ese total, $ 57.000 millones se destinarán este año a proyectos de infraestructura. Ese mismo 15 de diciembre, el gobernador, José Alperovich, estimó que a Tucumán le corresponderían $ 400 millones, lo que equivale a 5.000 viviendas (a un costo de $ 80.000 cada una).

“Esos fondos provienen de la Anses y de fondos fiduciarios, y tienen carácter reintegrable. Es decir, Tucumán tiene que reembolsarlos dos años después de que los reciba. Y los fondos para la devolución de esos recursos provendrán de las cuotas que paguen los adjudicatarios”, precisó el interventor del Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Urbano, Gustavo Durán.

El funcionario remarcó, en diálogo con LA GACETA, que ese será el caso de las casas que se encararán en el futuro cercano con los fondos comprometidos por la Nación, pero no el de los dos programas que hoy lleva adelante el Gobierno: el Plan Federal de Viviendas y el Plan Plurianual de Viviendas. (Ver “Invertirán...”)

“En el caso de esas 7.600 viviendas, los dineros son no reintegrables y, en consecuencia, lo que pagan los titulares de una vivienda como cuota de amortización pasa al Fondo Provincial de la Vivienda”, puntualizó.

Emplazamientos

Otra característica distintiva de los recursos para las casas del megaplan nacional de obras públicas, según explicó Durán, consiste en que cada obra que se encare en el marco de esos emprendimientos habitacionales deberá estar terminada a los 10 meses.

“El plazo es inamovible porque no se pagarán redeterminaciones de precio de ninguna índole”, explicó.

Comentá la nota