"Cambalache" de Red Puna En Lagunillas de Pozuelos

Rinconada (c). En el extremo oeste de la Puna jujeña, el 18 y 19 de abril próximo en el paraje Lagunillas de Pozuelos, distante a 6 km. hacia el norte de este poblado puneño, la Organización Civil Red Puna y Quebrada, propone una gran ‘Feria Cambalache’ que consiste en un encuentro de productores y artesanos de comunidades aborígenes de la Quebrada de Humahuaca, de toda la región de la Puna, incluida localidades de la Provincia de Salta como Colanzulí e Iruya.
La Organización Red Puna congrega a 32 comunidades aborígenes, está abocada a la asistencia de los productores y respaldo en los modos de producción ancestrales, naturales y ecológicos comercialización de lo producido en mercados internos y externos;gestión de recursos económicos, tecnologías del agro, planificación e infraestructura básica, formación y capacitación de sus cuadros dirigentes y socios, propicia el fortalecimiento de los grupos sociales y promueve la mejora de la calidad de vida en sus lugares de residencia, etc.

LA JORNADA

Respecto al ‘cambalache’, la recepción de todas las delegaciones invitadas está prevista hasta el mediodía del sábado 18. Tras el almuerzo comunitario en el salón del pueblito, inmediatamente todos los invitados tomaran parte de los talleres didácticos y charlas informativas que tendrán el carácter de plenarios, con amplia participación de los asistentes, donde se incitará al intercambio de saberes y experiencias de la vida rural, de suma utilidad, considerando la presencia de habitantes de dos regiones de marcado contraste como son la Quebrada y Puna. Tras la merienda, continuará esta modalidad de actividades hasta la cena. Esta jornada prevé un cierre con ‘la noche cultural’, oportunidad que se brindará a todas las delegaciones para recrear en un escenario, aspectos de la vida cotidiana de sus lugares de origen que deseen compartir o transmitir. Finalmente se dispensará un baile popular para alegrar a todos los feriantes.

El domingo 19 toda la actividad se centrará en el ancestral trueque, intercambio de productos que excluye la circulación del papel moneda del mercado citadino. Por ejemplo los quebradeños aspiran a trocar dos cajones de manzanas verdes por un ‘abierto’ de cordero fresco de 8 kg., o, la misma cantidad de manzanas por un brazo y un costillar de llama. Los puneños por su lado ofrecerán un cordero fresco por un almud de maíz blanco, etc. En todos los casos los ‘cambalacheros’ apelarán a la ‘yapa’ para satisfacer y congraciar a los ‘hermanos’.

INTERCAMBIO REGIONAL

El fin que se persigue es contribuir y apuntalar la economía de subsistencia de las familias de ambas regiones que se distinguen claramente en el cultivo y producción artesanal. Los de la Quebrada proponen principalmente frutas, verduras y cereales mientras que los puneños, abundante carne de cordero y llama fresca y deshidratada, papas andinas, cueros, fibras, sales en bloques, prendas textiles, etc.

La organización Red Puna proveerá los medios de transporte de los feriantes con sus respectivos bultos para todas las comunidades que forman parte de su estructura, y su estadía en Lagunilla de Pozuelos con alojamiento, comida y esparcimiento.

La distancia a recorrer desde la capital jujeña son 230 km. hasta Abra Pampa.

Desde allí parte un medio de transporte público hasta Rinconada que dista a 70 km. hacia el oeste y finalmente 6 km más hacia el norte, se llega al destino, Lagunilla de Pozuelos, cerca de la Laguna de Pozuelos, declarada Reserva de la Biosfera.

Pulverizaciones para combatir a la

"mosca de los frutos"

El Ministerio de Producción realizó un curso de capacitación y concientización en control de la mosca de los frutos en la localidad de Palma Sola y, durante la semana pasada, el Gobierno de la Provincia realizó una pulverización aérea que abarcó 800 hectáreas, en el marco del plan oficial impulsado para proteger a distintos frutales de esta plaga.

Las tareas se concretaron a través de la Dirección de Desarrollo Agrícola y Forestal. Su titular, Ingeniero Jorge Wallberg, indicó que ese organismo desde hace 2 años realiza trabajos de campo basados en el monitoreo semanal de la Mosca adulta, a fin de conocer los niveles de población y tomar en consecuencia las medidas correctas de manejo y control. Bajo este propósito, comentó que se instalaron trampas que contienen atractivos alimenticios y sexuales en distintas quintas citrícolas.

Además, indicó que el costo de las fumigaciones para enfrentar este nocivo insecto es asumido por el Estado Provincial, y que las tareas de saneamiento en Palma Sola "también contribuirían a controlar la propagación del mosquito transmisor del dengue Aedes aegypti- cuya expansión causa alto grado de preocupación".

Cabe destacar que la plaga de la mosca de los frutos es una preocupación del sector productivo tanto por las pérdidas económicas directas que provocan como por el daño indirecto de tipo cuarentenario-comercial, relacionado con el rechazo de cargas comerciales a nivel interno y externo.

"Estamos convencidos que estas medidas redundarán en beneficio directo de la producción y el bienestar de los vecinos, a quienes convoco a asumir el compromiso de continuar con los trabajos de erradicación de la mosca de los frutos en cada quinta, colaborando con las acciones del Gobierno de Jujuy", dijo Wallberg.

Finalmente, el Director recalcó que este plan está coordinado con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria -INTA Yuto-, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria SENASA- y diversos municipios.

Impulsan producción de frutillas en Jujuy

La provincia de Jujuy se encuentra empeñada en impulsar la producción de la frutilla, que se realiza en el departamento de El Carmen, gracias a sus condiciones agroecológicas, distante 45 kilómetros de la capital.

La concentración tiene lugar en la localidad de Las Pampitas y en los alrededores como El Pongo, Hornillos, La Posta y en Alto Verde, una zona considerada el corazón de la producción de tabaco, ya que en las proximidades del lugar se encuentra la Cooperativa Tabacalera de Jujuy, la mayor acopiadora del producto.

El secretario de Desarrollo Productivo del Ministerio de Desarrollo Productivo, Héctor Pérez, informó que originalmente -al poner en marcha las acciones de apoyo a los productores- llevaron a cabo una encuesta tendiente a identificar al sector.

Según el funcionario, en la provincia hay 100 productores frutilleros y la superficie total destinada a esta producción es de 60 hectáreas; ada uno de los productores realiza su tarea en un espacio de entre media y una hectárea.

Los productores se han constituido en Cooperativas, entre ellas se destacan la Plinio Zabala, El Pongo y Fruti-Flor Ltda.

De las variedades que se cultivan están la Camarosa, en un 80%, mientras que el 20% restante corresponde a las especies Milsei, Camino Real, Sabrosa y Ventana.

La campaña de producción se inicia en la primera quincena de abril y desde junio o julio se inicia la cosecha, y la tarea concluye en el mes de octubre.

Esta actividad no compite con ninguna otra zona productora en la región, como Tucumán y Misiones, por lo que se posiciona como un ‘producto primicia’.

De esta manera, para los meses más fríos en Jujuy pueden observarse las distintas variedades de frutillas en los supermercados, verdulería y, sobre todo, en puestos callejeros donde relucen al igual que a la vera de los caminos en la zona productora.

Los restaurantes de San Salvador de Jujuy, como en el interior de la provincia, suelen presentar delicados postres o helados de frutilla jujeña en sus cartas.

Hace algunos años la frutilla era considerada por los comensales de la provincia como un fruto exótico, proveniente de Tucumán como el origen más cercano.

María Rosa Baca, presidenta de la Cooperativa Fruti-Flor Ltda., expresó que en el mes de abril comienza la plantación directa de la frutilla y que en la actualidad disponen de 15 personas que cultivan una hectárea de tierra.

‘En los últimos tiempos tenemos un rinde de 20.000 kilogramos por hectárea de la variedad Camarosa, pero estamos estudiando incorporar otras dos hectáreas más’, destacó esta productora residente en Las Pampitas.

La mano de obra empleada es de tipo familiar, salvo en momentos puntuales del ciclo -como en la plantación y la cosecha- en los que se hace necesaria la contratación de mano de obra extrapredial.

La comercialización y venta se realiza en el mercado regional y provincial. El producto se ofrece en cajones de madera, con capacidad para cinco kilos de fruta, y en bandejas plásticas de medio kilo.

El precio de los cajones oscila entre los 12 y los 20 pesos, y lo producido cubre la demanda interna de la provincia.

A fin de favorecer el desarrollo de la zona, la Secretaría de Desarrollo Productivo implementó el Programa ‘Mejoramiento del Sector Frutillero de la Provincia de Jujuy’, destinado a asistir, promover y difundir este cultivo.

En la provincia se constituyó una mesa técnico-productiva, con la participación de técnicos del INTA-AER Perico, INTA Yuto, e INTA- Famaillá de la Provincia de Tucumán.

El equipo cuenta con el trabajo del experto Daniel Kirschbaum, Coordinador Nacional del Programa Frutilla, y técnicos de la Secretaría de Desarrollo Productivo y la Dirección de Desarrollo Agrícola y Forestal.

Comentá la nota