"Camau" heredó déficit, una caja en cero y descuentos compulsivos

Para pagar sueldos y aguinaldo necesita casi 13 millones. El intendente saliente firmó el 9 de noviembre un compromiso de descuento obligatorio con la provincia por lo que no pagó de fondos previsionales y de obra social.
El Intendente de la Capital se mostró molesto por el déficit presupuestario de más 15 millones de pesos que encontró. La gestión anterior le dejó acuerdos de descuentos compulsivos con el IPS del 20 por ciento mensual de la coparticipación municipal. Además debe pagar deudas con la Provincia y al IOSCOR. Ahora gestiona, en Buenos Aires, una ayuda económica de la Nación para cerrar 2009.

"Camau" Espínola se manifestó preocupado y teme no poder pagar el aguinaldo y el sueldo de diciembre, en tiempo y forma, de los empleados municipales.

"Probablemente necesitemos recursos nacionales para equilibrar las cuentas. El déficit está y tenemos que salir a buscar los recursos", dijo "Camau" respecto de la situación financiera de la Comuna capitalina.

Antes de dejar la Comuna, el ex intendente y actual ministro secretario general del Gobierno provincial, Carlos Vignolo, aseguró en una conferencia de prensa, el pasado 7 de diciembre, que dejaba "los mecanismos necesarios" para hacer frente a las obligaciones, pero evitó precisar mayores detalles acerca del "presente griego" que le quedaba a la administración entrante.

"De acuerdo a las previsiones financieras de ingresos de fondos por Coparticipación Federal y por recaudación propia, no habrá ningún inconveniente", informó Vignolo refiriéndose a los fondos para terminar de pagar los sueldos de noviembre, el aguinaldo entre las fiestas y los sueldos de diciembre.

A "Camau" estas afirmaciones nunca lo tranquilizaron. "Si la herramienta segura es el Pago Anual Anticipado, eso corresponde al presupuesto 2010. Nosotros tenemos que pagar el aguinaldo y un sueldo que corresponden al presupuesto 2009 y no hay fondos en la caja. Hay un desfasaje económico muy grande", dijo.

De los 20 millones de pesos que Vignolo debía aportar al Instituto de Previsión Social (IPS), sólo pagó 7.300.00 pesos. También con el Instituto de Obra Social de Corrientes (IOSCOR) la gestión de Vignolo dejó una deuda de 3.500.000 pesos.

El pasado 9 de noviembre Vignolo, en nombre de una comuna que ya dejaba, firmó un convenio de descuentos compulsivos, que aplicará el Gobierno del que sabía sería un miembro importante.

Funcionarios de la nueva administración comunal estiman que la gestión de Vignolo produjo un endeudamiento de 1.300.00 de pesos por mes aproximadamente, lo que hace un déficit total para este año de 15.600.000 de pesos.

Para afrontar estas y otras obligaciones "Camau" gestiona fondos ante el Gobierno nacional. "El déficit está y ahora salimos a buscar los recursos", insistió. Necesita de manera urgente la seguridad de contar con 12.850.00 de pesos, 9.250.000 para sueldos y 3.600.00 para aguinaldo. Por eso el Intendente viajará hoy a Buenos Aires para reunirse con funcionarios nacionales, con la finalidad de buscar recursos que permitan equilibrar el grave déficit que heredó. También tratará de coordinar con el Gobierno nacional proyectos y programas que solicitó.

Vignolo acordó un recorte de dos millones mensuales

La sorpresa fue mayor para el actual Intendente de la Capital cuando encontró un convenio que la Municipalidad firmó con el Instituto de Previsión Social (IPS) el 9 de noviembre de este año, por el cual se autoriza un recorte compulsivo de dos millones de pesos mensuales.

En el acuerdo, que el ex intendente Carlos Vignolo suscribió antes de terminar su mandato, el municipio le autoriza al IPS un descuento compulsivo del 20 por ciento de la coparticipación municipal para el pago de aportes y de deuda.

Según informaron las actuales autoridades, la medida se tomó para cancelar una deuda cercana a los 13 millones de pesos que durante 2009 contrajo con el instituto la gestión saliente.

Si a estas retenciones se le suman otras, como el 20 por ciento para el pago de la deuda con la Provincia y el 5 por ciento de la deuda con el IOSCOR, a la comuna capitalina le podrían llegar a retener el 45 por ciento de coparticipación federal por mes.

"El problema principal es que nos plantaron un convenio, que ahora nos ata de pies y mano", dijo "época" una alta fuente de la Secretaría de Economía del municipio.

Durante todo 2009 la administración de Carlos Vignolo producía un déficit de 1.300.000 de pesos, producto del crecimiento de gastos no controlados. "Encontramos una caja en cero, un déficit de 15 millones de pesos y un convenio de descuento compulsivo con el IPS, cuando ellos usaron esa plata para financiar sus déficit mensuales", agregó la fuente.

Los nuevos funcionarios se ven obligados a buscar ayuda económica de la Nación para saldar los rojos presupuestarios que no generaron. "Tenemos que conseguir por lo menos un millón de pesos por mes de ayuda y achicar el gasto", concluyó.

Malestar por irregular situación de dos mil trabajadores y pases a planta Al parecer el déficit presupuestario no es la única pesada herencia que adquirió la nueva administración del municipio de Capital.

El otro que se mostró visiblemente molesto es el secretario general de Gobierno, Pedro Lugo, por la cantidad de personal de gabinete que el intendente saliente Carlos Vignolo pasó a planta.

"Estas personas fueron designadas políticamente en cada una de las áreas y debieron irse con la administración que terminó", declaró Lugo. Se tratarían de unos 60 empleados de planta que Vignolo dejó en áreas estratégicas.

"Es además una situación injusta, porque hay más de dos mil agentes en situación de informalidad con más de 10 años de antigüedad y que quedaron al margen", dijo Lugo refiriéndose a los beneficiarios del "Plan Neike Chamigo".

No sólo el Gobierno provincial heredó el problema de la superpoblación de empleados, también lo recibió el nuevo Gobierno municipal. Por eso la administración de Carlos Mauricio Espínola abrirá una investigación administrativa para estudiar la situación de cada uno de los empleados municipales.

"Vamos a estudiar legajo por legajo", agregó Lugo.

Según el Secretario General de Gobierno, se trata de una "situación de mucha injusticia", por la condición de los dos mil empleados en negro que cobran entre 400 y 2000 pesos por el plan "Neike Chamigo" y otras formas irregulares de trabajo.

Pedro Lugo señaló que junto al Intendente estudian la manera de ir regularizando a estos trabajadores paulatinamente. "Esto está afectando a todo el sistema porque no hacen aportes y no tienen cobertura social", dijo. Actualmente la Municipalidad de Corrientes tiene unos 3680 empleados en planta permanente, 247 contratados y 1980 trabajadores en negro.

Comentá la nota