Un camarista rosarino denunció que le están pinchando sus teléfonos

El presidente de la Cámara Civil y Comercial de Rosario, Oscar Puccinelli, denunció ayer que tiene "intervenidos" los teléfonos de su despacho. Así, dijo que las conversaciones que realiza desde el tercer piso de los Tribunales provinciales son escuchadas por terceros.
El mismo cuestionamientóo recayó sobre los teléfonos celulares de una secretaria privada y una abogada de la dependencia.

El magistrado no tiene certeza sobre el origen de la maniobra y aclaró que "hasta el momento" no fue víctima de amenazas o llamados intimidatorios. En el Tribunal que tiene a su cargo se dirimen, entre otros temas, el fideicomiso creado en Newell’s Old Boys (resolución que fue apelado por los acreedores del club y aún se debe resolver) y la competencia del juez que debe tramitar la quiebra de Terminal Puerto Rosario.

Cuidado. "Decile que se cuide porque lo están escuchando", dijo ayer Puccinelli a LaCapital, al relatar la advertencia que una persona le hizo a un amigo suyo, quien de inmediato lo puso en alerta.

"Me relató con lujo de detalles una conversación que yo mantuve desde el teléfono fijo del despacho y con cuestiones muy puntuales que solamente pudieron conocer a través de la escucha, porque no se lo comenté a nadie", manifestó con preocupación el magistrado.

Puccinelli tiene 47 años y se desempeñó como abogado del fuero local hasta mayo de este año, cuando asumió su función pública en los Tribunales.

"Podríamos decir que esto pasa casi desde el momento en que estoy en el cargo. Mi secretaria me dijo que mientras mantenía una comunicación con su celular de golpe interfirió un tono musical, igual al que apareció en el teléfono fijo de mi oficina casi simultáneamente. También la abogada relatora pasó por lo mismo. La interferencia fue idéntica en los tres teléfonos", amplió el juez.

Denuncia penal. El próximo martes dejará formalizada la denuncia en la Fiscalía en turno para que se investigue penalmente el caso. "Debo aclarar que la Corte Suprema prestó todo su apoyo y realizó un relevamiento de los sistemas de comunicación, los cuales demostraron que esta interferencia se hace desde afuera del edificio. Nuestra central telefónica dispone de seis líneas para salida a celulares; son esas las que están siendo captadas", subrayó el camarista.

"Tengo la certeza y la convicción de que me están escuchando. No puedo asegurar por qué. Yo hago consultas y llamadas referidas al tratamiento jurídico de muchos temas, que afectan a todo el fuero y los intereses de mucha gente", deslizó Puccinelli quien además supuso que se pueden utilizar las grabaciones para crear "bancos de datos que en un futuro pueden ser tergiversados y utilizados para múltiples fines".

Comentá la nota