Las cámaras en la vía pública tienen un efecto disuasivo del delito

Un informe confidencial concluye, tras analizar estadísticas de la delincuencia en el período 2000-2008, que el monitoreo de espacios públicos tienen un efecto disuasivo real, según publicó un diario francés

"El análisis de las estadísticas de la delincuencia muestra un impacto significativo de la video-protección en materia de prevención, puesto que el número de hechos constatados baja más rápidamente en las ciudades equipadas que en aquellas en las cuales ningún dispositivo está instalado", señala un informe al que accedió el diario Le Figaro.

Los crímenes y delitos se reducen hasta dos veces más rápido que en otras partes cuando hay cámaras en la vía pública, según el texto.

En momentos en que el ministro del Interior galo, Brice Hortefeux, promete triplicar el número de cámaras "de 20.000 a 60.000 de aquí a 2011", este documento, fechado en julio 2009, prueba que el funcionario había estudiado el tema antes de comprometerse.

El interés de este estudio radica en primer lugar en la calidad de sus autores: la Inspección General de la Administración Pública, que fue el ente coordinador, la Inspección General de la Policía Nacional y la Inspección Técnica de la Gendarmería Nacional. Su trabajo abarcó un tercio de las comunas dotadas de medios de video-protección: se trata de ciudades pequeñas, medianas y grandes, de un rango de entre 12.000 y 480.000 habitantes, un total de 5 millones de personas.

El período estudiado es de nueve años, de 2000 a 2008. Y el informe permite desmentir algunas falsas verdades:

Es falso que las cámaras sean ineficaces contras las agresiones. "El impacto más significativo es sobre las agresiones contra las personas; la densidad de las cámaras tiene un efecto preventivo para este tipo de violencia".

La conclusión es que no hay que dudar en invertir en estos equipos. "Una densidad por debajo de una cámara cada 2000 habitantes no tiene eficacia". Los delincuentes saben distinguir entre un sistema operativo y uno obsoleto.

Las cámaras no pueden desde ya sustituir a los agentes. "La video-protección no es un fin en sí mismo; sólo tendrá un verdadero impacto represivo y disuasivo si una sanción penal es pronunciada por una instancia jurisdiccional luego de la constatación de la infracción y del arresto de sus autores".

Otra sorpresa del informe: contrariamente a un prejuicio difundido, no hay "efecto plumero", es decir, desplazamiento de la delincuencia hacia las zonas no cubiertas.

El efecto preventivo de las cámaras sería pues una realidad. Pero, ¿qué aportan a la investigación? "El impacto en la tasa de dilucidación de los delitos sigue siendo bajo, a pesar de que un número creciente de personas son identificadas gracias a las cámaras", dice el informe. Sólo los dispositivos de alta calidad de resolución de imagen permiten identificar claramente a las personas.

Comentá la nota