Cámaras polémicas: Pagan adelanto pero continúan las impugnaciones.

En la semana se abonó el adelanto del 50% de la licitación para USS. Un oferente cuestionó el sistema implementado por la comuna porque genera una dependencia permanente con la firma ganadora.
En la semana sucedieron dos hechos novedosos en materia administrativa en la controvertida licitación de las cámaras de seguridad: finalmente se emitió el pago de una suma cercana a los 150 mil pesos para la firma USS en concepto de adelanto y por el otro se presentó una nueva impugnación –extemporánea- pero contundente en cuestiones técnicas.

Una de las firmas que había participado en la licitación cuestionó el dictamen técnico firmado por profesionales de la municipalidad. En el escrito los empresarios afirman que el sistema que se implementará en la comuna devendría –en el futuro- en un acuerdo vitalicio por cuanto la Municipalidad quedaría ligada a la firma USS para realizar cualquier modificación en el sistema, por ejemplo: una ampliación de cámaras.

Los impugnantes establecen que el sistema que implementaría la firma adjudicataria posee un software exclusivo, razón por la cual no es compatible con ningún otro sistema. En función de ello cuando se decida incorporar más cámaras de seguridad, solo podrá participar en esa licitación esa misma firma.

Y llegado el caso que exista algún tipo de inconveniente y desde el Ejecutivo se decidiera en un futuro desvincularse de la empresa ganadora, todo el equipamiento adquirido no sería de utilidad para sumarlo a otro sistema de seguridad.

Por otro lado el viernes se habría apersonado un apoderado de la firma USS para encontrarse con el adelanto pactado por ellos en la oferta y ya se lo habría llevado razón por la cual el acto administrativo ya se confirma como definitivo.

Concejo

En tanto desde el Concejo los ediles de la CC siguen recabando datos y aseguraron que la semana próxima podrían tener novedades respecto de los pasos a seguir. Ya hablaron con algunas de las firmas que cuestionaron la licitación y están a la espera de poder encontrarse con el cuestionado expediente.

Otros ediles creen que sería oportuno pedir la intervención del Honorable Tribunal de Cuentas antes de que se siga avanzando en esta controvertida licitación.

Problemas

A esta altura de las circunstancias, los funcionarios actuantes ya no pueden ir marcha atrás. Impugnar la licitación controvertida le permitiría a la empresa ganadora iniciar acciones legales contra el municipio y –solidariamente- contra los funcionarios por el derecho adquirido que implica la notificación y el pago.

En tanto que los oferentes que perdieron –pudiendo ganar- pueden también acudir a la justicia contra el municipio y los funcionarios actuantes por el daño que los provocó el acto administrativo no ajustado a derecho.

Comentá la nota