La Cámara del Turismo pide que se revea el anteproyecto que regulará los alojamientos

Considera que desaprovecha la oportunidad de contemplar a los establecimientos informales. Tilda a la norma como "redundante, con menores requisitos que los existentes hoy en materia ambiental, de preservación y uso del territorio".
La Cámara del Turismo de Tandil pidió que se revea el anteproyecto que regulará los alojamientos de la ciudad, en una reunión en la que participaron distintos referentes del sector.

A través de una presentación de power point, la entidad cuestionó el documento elaborado por el Concejo Deliberante, porque "replica casi textual una norma provincial para poseer en duplicado una ordenanza municipal de rango inferior, sin prever la pérdida de una ordenanza existente, con valores ambientales y de calidad de servicios muy superiores a los provinciales, es al menos potencialmente peligroso".

La cámara también hizo hincapié en la Ley provincial 5.254 del año 1948, que aún "rige la actividad turística".

"Muchos intentos por actualizar esta norma marco no han prosperado. Con más de 60 años, una ley para un sector tan dinámico hoy esta obsoleta", asegura.

Sin embargo, destaca el Decreto 659 de 2007 que, concensuado con muchos municipios, tomó de Tandil la Ordenanza Municipal 8.263/01 como modelo para usar puntajes en servicios y superar el criterio anterior de otorgar las estrellas sobre la base de medidas de superficie o cantidad de habitaciones.

"El trabajo de concebir el decreto 659 y articularlo con normas existentes, llevó talleres de participación durante un año y medio, iniciándose su debate en 2005 para finalmente promulgarse en mayo 2007", sostiene la cámara, con el fin de pedir participación a la hora de sancionar esta nueva ordenanza.

Lo mismo sostiene de la 8.263 de 2001, dispuesta para la regulación de cabañas: "Llevó un año de trabajo sobre ningún modelo existente, porque no existía algo similar. Como sector privado trabajamos, imaginamos, recreamos y participamos. Se dio una original norma jurídica, que acompañó un crecimiento del sector de 526 por ciento en 5 años, sólo por el efecto de contar con una normativa moderna y previsible".

Sugerencias

Para la cámara, el Decreto 659/07 es "razonable, eficiente y deja al menos seis puntos muy interesantes para regular desde los municipios, sobre la base de las realidades locales: casas de familia, departamentos con servicios, alojamientos rurales, bed & breakfast, acuerdos de categorización y control con la Provincia".

Este punto, constante reclamo de los referentes turísticos, se fundamenta en que "no hay diagnóstico de la deformación económico-social del impacto de la vivienda de alquiler derivada al turismo, que distorsiona los valores normales, porque quita del mercado cantidad de unidades de uso habitacional común".

Además, según la entidad, esto "mejora el retorno económico de locadores con menos gasto del inmueble y sin contrato, encubre una actividad económica sin factura y personal ‘informal’ y compite deslealmente con el sector de alojamiento tradicional".

"No participan del proceso de crecimiento y desarrollo turístico, sino que aprovechan el efecto derrame. No garantizan calidad ni seguridad en el servicio e instalaciones y someten a riesgo la marca Tandil, en tanto no hay regulación ni categorías para segmentar mercado", advierte el documento.

Preocupaciones

Entre los ítems a rever, el organismo marca la "caducidad" de las categorías del artículo 23 del proyecto, que marca que "no podrán incorporarse en la clase Residenciales u Hospedajes las construcciones nuevas. Sólo se incorporarán a la oferta de esta tipología, los alojamientos turísticos clasificados como Residenciales al momento de la publicación de la presente reglamentación".

Y destaca la caída de la Ordenanza Municipal 8.263, que regula una actividad con más de 3 mil camas; la sanción de una norma redundante, con menores requisitos que los existentes hoy en materia ambiental, de preservación y uso del territorio y de qualy como destino; la oportunidad desaprovechada de regular bed & breakfast, departamentos con servicios y casas de familia, con el consecuente pago del tributo oportuno; y la de acordar con la Provincia, mediante convenios y aportes de coparticipación, el control de los alojamientos turísticos.

"Por ello nos ponemos a disposición para trabajar en aquellos puntos que requieran una mirada abarcativa y provean de herramientas consistentes y justas para los parámetros de calidad y excelencia que caracterizan nuestra marca Tandil", finaliza la cámara.

Comentá la nota