Una Cámara de nombres con peso propio

Una Cámara de nombres con peso propio
Entre los diputados que juran hoy habrá varias de las principales figuras de la política argentina, incluyendo al ex presidente Néstor Kirchner. La jura la presidirá Pinky, por ser la legisladora de mayor edad.
No será una jura más, no sólo por la disputa entre oficialistas y opositores por el control de la Cámara baja. En el pelotón de los 127 nuevos diputados que jurarán hoy llegan varias de las primeras figuras de la política argentina. Néstor Kirchner hará su primera experiencia en un cuerpo legislativo; regresan a ocupar una banca en el Congreso experimentados legisladores como Lilita Carrió, Jorge Yoma y Margarita Stolbizer, renovaron sus mandatos los peronistas disidentes Felipe Solá y Francisco de Narváez; además de la macrista Gabriela Michetti y los principales referentes del centroizquierda, como el cineasta Fernando "Pino" Solanas y el ex intendente de Morón Martín Sabbatella. También harán su debut los cuatro representantes del bloque de las patronales agropecuarias.

Los años le reservarían un lugar destacado a Lidia "Pinky" Satragno, que podría presidir la jura –si hay acuerdo–, no por su experiencia como conductora ni por integrar el bloque macrista, sino como la diputada de mayor edad: 74 años. También jurarán hombres y mujeres con "portación de apellido", aunque con diferentes trayectorias y roles. El radical Ricardo Alfonsín, hijo del fallecido ex presidente Raúl Alfonsín, ocuparía la primera o segunda vicepresidencia de la Cámara. La actriz y peronista disidente Claudia Rucci, hija del asesinado dirigente metalúrgico José Ignacio Rucci, será un soldado raso en la tropa de Solá. Mientras que Alberto Triaca, hijo del también fallecido ex dirigente cegetista, funcionario menemista y acaudalado empresario hípico Jorge Triaca, engrosará las filas de PRO.

Por la ciudad de Buenos Aires varios harán su debut como legisladores. Por la misma lista de Lilita ocuparán una banca el ex economista de la banca JP Morgan y ex director del Banco Central en la primera etapa de la era K Alfonso Prat Gay; y el radical y ex camarista federal que juzgó a las juntas militares Ricardo Gil Lavedra. La socióloga Alcira Argumedo llega con Proyecto Sur, y el banquero cooperativista Carlos Heller, con el kirchnerista Encuentro Popular para la Victoria.

De la mano del Acuerdo Cívico y Social y de distintas patronales agrarias harán su debut los cuatro diputados del bloque agropecuario: el formoseño Ricardo Buryaile (vicepresidente de CRA), el correntino Lucio Aspiazu (Sociedad Rural de Curuzú Cuatiá-CRA), el pampeano Ulises Forte y el chaqueño Pablo Orsolini (FAA).

También vuelven al Congreso en la boleta Unión-PRO Alfredo Atanasof y Eduardo Amadeo. Atanasof, ex jefe de Gabinete de Eduardo Duhalde y ahora hombre de confianza de Francisco de Narváez, aspira a una de las vicepresidencias de la Cámara. Amadeo –viceministro de Interior de Carlos Menem y vocero presidencial, vicejefe de Gabinete y embajador de los Estados Unidos de Duhalde– también será uno de los operadores políticos del empresario multimedia.

Habrá algunos enroques. Kirchner se sentará junto al jefe de la bancada oficialista, Agustín Rossi (que renovó su banca por Santa Fe), y ocupará el despacho que dejará la cordobesa y vicepresidenta segunda de la Cámara, Patricia Vaca Narvaja, que no fue reelecta. Todo indica que Vaca Narvaja irá como embajadora a México, lugar que deja para asumir como diputado el ex senador menemista Jorge Yoma, ahora alineado con el Gobierno. La oficialista bonaerense Juliana Di Tullio, que en un primer momento tampoco había conseguido su reelección, ahora asumirá en lugar de la renunciante Nacha Guevara.

Solá regresará como presidente del bloque del PJ disidente con 30 miembros y esta vez tendrá bajo su mando a De Narváez. Sabbatella jurará sin los aliados del acuerdo electoral bonaerense, que harán su propio espacio, y tendrá ahora un bloque con otros legisladores de centroizquierda: Heller, los socialistas bonaerenses, la fueguina Mónica Belaus y Vilma Ibarra (ver página 5).

También dejarán la Cámara varios de los diputados que tuvieron, por distintas razones, protagonismo político. Uno de los principales operadores K, Dante Dovena, ya no será diputado, igual que el cordobés Alberto Cantero, quien presidió la Comisión de Agricultura en medio de la disputa por las retenciones. Tampoco el gastronómico Luis Barrionuevo, encolumnado con el duhaldismo, ni su cuñado Dante Camaño, que llegó a la Cámara en la lista de Luis Patti. Lo mismo sucederá con su compañero de boleta Eduardo Lorenzo "Borocotó", que adjetivó con su apodo los cambios de alineamiento político.

Otro hombre de confianza de Duhalde, Jorge Sarghini, dejará la banca. La espada parlamentaria de los puntanos Adolfo y Alberto Rodríguez Saá, Luis Lusquiños, probó sin suerte ser reelecto por la Capital Federal. Igual que la santiagueña Marta Velarde, que abandonó el bloque oficialista para asociarse a Lilita. Eugenio Burzaco tampoco logró su reelección en la lista macrista, aunque tendrá trabajo como jefe de la Policía Metropolitana. La única sobreviviente del lopezmurphismo, Nora Ginzburg, ya no será diputada.

Los bloques del socialismo y el SI son los que sufrirán la mayor sangría de diputados. Se van la jefa de los diputados del PS, Silvia Augsburger, y los SI Carlos Raimundi y María América González, que tendrá una banca en la Legislatura bonaerense.

Comentá la nota