CAMARA DE DIPUTADOS Rechazaron el desafuero de Abel Miguel pero igual se presentará ante la Justicia

La Cámara baja bonaerense rechazó en la sesión de ayer la presentación efectuada por el diputado provincial Abel Miguel respecto de sus fueros parlamentarios. El ex intendente de Junín está imputado en una causa por distintos delitos, entre ellos, el de enriquecimiento ilícito. El Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 es el encargado de someter a juicio a Miguel. La resolución de Diputados le hace saber a los jueces que el legislador puede someterse al juicio plenario por el proceso que se le inició en el año 1999.
Miguel confirmó a La Verdad que la semana próxima se presentará personalmente a pedir que se le fije la fecha del juicio. El diputado por la Coalición Cívica señalo que “desde el inicio de la investigación y cuando aún no estaba imputado, me presenté personalmente a la justicia para hacerme oír, cosa que fue denegada. Ahora podré ejercer mi derecho a defenderme, de someterme al examen de la justicia para confirmar mi inocencia.

Cabe recordar que en marzo pasado y con fundamento en lo estipulado en el artículo 98 de la Constitución provincial, el legislador de Junín pidió a la Cámara de Diputados su propio desafuero.

La solicitud estaba motivada en su voluntad de comparecer a un proceso judicial iniciado en 1999, mucho antes de su elección y posterior asunción como diputado provincial, y que actualmente tramita por ante el Tribunal en lo Criminal Nº 1 de Junín.

En el escrito presentado ante el presidente de la Cámara fundó su petición. Miguel afirmó que “quiero terminar con estos nueve años de padecimientos, que se haga el juicio sin dilaciones, no se requiere describir lo que se sufre cual herida abierta cuando hay una causa penal sin definición, utilizada malintencionadamente por opositores políticos, y con el testimonio permanente de la inocultable angustia de mis más cercanos afectos”.

“Tengo el derecho a luchar y la necesidad de luchar para la confirmación de mi inocencia”, sintetizó.

Esa presentación fue rechazada ayer por la Cámara que, no obstante le aclara al Tribunal interviniente que es facultativo del legislador someterse al juicio plenario.

Según el legislador, “esto me permite solicitar que en forma inmediata se realice la audiencia de debate oral y que el proceso que injustamente se me sigue continúe”.

“Creo -prosiguió Miguel- que la resolución de la Cámara ha efectuado una interpretación correcta del desafuero atento la moderna doctrina, Bidart Campos por ejemplo, dice que las normas constitucionales tratarían de la llamada inmunidad de arresto, o sea de detención o privación de la libertad corporal, pero no de inmunidad de proceso. Es decir que la causa penal puede iniciarse y proseguirse mientras no se afecte la libertad personal”.

Además, adelantó que la semana entrante pedirá que se fije fecha para el debate oral y que siga el proceso pues “deben tenerse en cuenta mis derechos a un enjuiciamiento en plazo razonable, a la intimidad, al honor, la tranquilidad espiritual, seguridad personal, a la defensa en juicio, mi necesidad de colocar un cerrojo definitivo a esta intolerable incertidumbre, convencido como estoy de mi total ajenidad y ausencia de intención respecto de cualquiera de los presuntos ilícitos que se me imputan”.

En este proceso, iniciado hace casi diez años, a Miguel se le imputó una cantidad de delitos -algunos de similares diseños a los ventilados en las más de 20 causas penales sobre las que recayeron sobreseimientos-, pero concretamente han quedado como objeto de reproche en el referido juicio, los de incumplimiento de los deberes de funcionario público, malversación culposa de funcionario público, omisión de presentación de declaración jurada y enriquecimiento ilícito de funcionario público.

Comentá la nota