La Cámara de la Construcción rechaza el aumento de la alícuota de Ingresos Brutos

La Cámara de la Construcción rechaza el aumento de la alícuota de Ingresos Brutos
Aseguran que debido a la crisis económica y a la reprogramación de la obra pública se han perdido puestos de trabajo, y denunciaron discriminación para con el sector, al que prevén gravar con un 2.5 por ciento de Ingresos Brutos. "Queremos que nos equiparen con la industria. Si hay que gravar, pretendemos que sea como para las demás industrias, del 0,5 por ciento".
El presidente de la Cámara de la Construcción de Santa Fe, CPN Roberto Pilatti, realizó un balance sobre lo que dejó este 2009 y reconoció que "fue un año difícil, fundamentalmente por la crisis que se registró a partir de abril en lo que respecta a obras públicas. Fue porque la Provincia nos comunicó que no nos iba a poder pagar los certificados a sesenta días sino a 120. Ahí comenzaron todos nuestros problemas", resumió.

Pilatti explicó en tal sentido que hay tres tipos de financiamiento para obras por parte de la Provincia: una cobrando a 120 o 130 días; otra con financiamiento internacional (como en el caso de la Ruta 19) y la tercera con el Fondo Solidario de la Soja, que cobran a sesenta días.

Interrogado por las perspectivas que avizora en Santa Fe de cara al futuro, teniendo en cuenta los cambios establecidos para Ingresos Brutos, el contador analizó que "en el proyecto de presupuesto 2010 aparece una cantidad razonable de obras; el tema está en que las que deben ser financiadas por rentas generales, están todas adaptadas a los ingresos, los cuales están adaptados a la reforma impositiva. Si esta se aprueba, puede ser que haya fondos, de lo contrario, va a ser difícil".

En relación con este punto, agregó que "la tasa que figura en el proyecto de reforma tributaria del 2, 5 por ciento nos parece exagerada. Nosotros queremos que nos equiparen con la industria. Si hay que gravar, pretendemos que sea como para las demás industrias, del 0,5 por ciento".

Consultado por las dificultades que se presentan en el marco de la crisis, y con un financiamiento a 120 días, sobre todo para seguir afrontando el pago de los sueldos, Roberto Pilatti reconoció que "este tema está difícil": "Tenemos que recurrir a los bancos a descontar los certificados, porque el plazo normal de pagos las empresas lo estaban soportando, pero a 120 o 130 no se puede soportar. Acá se presenta otro problema, porque el banco nos está cobrando el 25 por ciento de interés anual y la Provincia cuando entra en mora con la obra pública tiene que reconocernos la tasa de ahorro del banco Nación, es decir, menos del uno por ciento anual. Entonces, somos nosotros quienes debemos hacernos cargo de esta diferencia".

Dijo entonces que "todas las obras que fueron licitadas el año pasado, ya estaban pactadas. Los pliegos son exactamente los mismos, por lo tanto ese mayor costo hay que trasladárselo al presupuesto".

Para finalizar, no fue muy optimista de cara al año venidero, al descartar un posible crecimiento de la obra pública: "A lo sumo se mantendrá, pero donde tenemos esperanzas es en el Fondo Solidario de la Soja. Si hay una buena cosecha y se incrementa lo que recibe la provincia puede haber posibilidades de que haya más obras".

Comentá la nota