En la Cámara de Comercio “preocupa” la fuerte caída de las ventas en febrero.

En la Cámara de Comercio “preocupa” la fuerte caída de las ventas en febrero.
El presidente de la Cámara de Comercio de Comodoro Rivadavia, Roberto Saffirio, reconoció ayer que los datos aportados por CAME a nivel nacional reflejan una significativa merma del 14,6% de promedio en las ventas minoristas. El referente mercantil agregó que “los números son un reflejo de lo que está pasando en el país y acá estamos todos expectantes”.
En un contexto de cautela para la economía argentina, las cantidades vendidas por los comercios minoristas retrocedieron 14,6% en febrero frente al mismo mes del año pasado, según los informes que hizo públicos la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y que analizó la Cámara de Comercio de Comodoro Rivadavia.

De allí se desprende que el movimiento comercial de febrero fue limitado y muy dirigido a productos específicos. El público evitó embarcarse en gastos importantes y sólo lo hizo en las grandes ciudades, cuando aparecían promociones que lo justificaran. Pero la mayoría de esas ofertas se encontraban en grandes cadenas, lo que incrementó el deterioro en los comercios más chicos, que vienen siendo golpeados desde diciembre por el desplazamiento de ventas hacia esas bocas de expendio.

El crédito volvió a prevalecer como medio de pago, con una característica típica en épocas de restricciones: el uso de dos o tres cuotas para una compra.

La mayoría de los rubros que componen la oferta minorista vieron reducir sus ventas en febrero, registrándose las mayores caídas de “indumentaria”, “ferreterías”, “joyerías”, “perfumerías” y “muebles”. Los únicos dos rubros que lograron escapar a la tendencia declinante de la demanda fueron las casas de regalerías y bijouterie, estadísticas que “sin problemas se pueden aplicar en Comodoro, según los balances que han hecho nuestros asociados”, acotó Saffirio.

“EN COMODORO ES MUY SIMILAR”

Una vez que llegaron los primeros resultados del sondeo que realizó CAME a nivel nacional, desde la Cámara de Comercio de Comodoro Rivadavia indicaron que “a nivel local no tenemos en detalle cómo ha sido el movimiento de todos los rubros, pero sí sabemos que en los alimentos y bebidas que se mantenían estables en los últimos tiempos, se produjo una baja del 5%”.

Saffirio señaló que “esta tendencia en baja generalizada, es un reflejo de lo que está pasando en el país, pero hay que destacar que en Comodoro los comerciantes se han comprometido a mantener las fuentes laborales y eso se está cumpliendo, pese a que el municipio no ha dudado un segundo en aumentar, por ejemplo, la tasa de higiene urbana”.

Los dos primeros meses del año no fueron buenos para la actividad comercial y, al menos por ahora, no hay expectativas en el mercado de que la tendencia pueda cambiar a partir de marzo. El público sigue mostrando mucha prudencia al momento de decidir gastos y tampoco ayuda la incertidumbre sobre el dólar, donde volvió la especulación y se ve al público minorista corriendo a diario para convertir en dólares pequeñas sumas de dinero.

El deterioro en las ventas ocurrió en la mayoría de los productos que componen la oferta minorista. De 21 rubros relevados, 19 registraron caídas, uno finalizó sin cambios y otro registró un leve aumento interanual. Entre los rubros que vendieron menos que febrero del año pasado, 18 registraron caídas de dos dígitos.

La venta de “indumentaria” sigue sufriendo el ajuste del consumo. Los negocios de ese rubro volvieron a sufrir un recorte de 19,5% en sus cantidades vendidas frente a febrero del año pasado. Casi todo el 2008 fue un año muy malo para este rubro y en 2009 parece acentuarse esta tendencia. La compra escolar fue movida, pero no alcanzó para amortiguar la caída en las ventas de “calzados”, “deportes” y “marroquinería”, que finalizaron febrero con bajas interanuales de 15,5%, 17,1% y 18,3%, respectivamente, (en cantidades).

La venta de “alimentos y bebidas” no pudo escapar al ajuste generalizado del consumo en febrero y terminó con una caída de 5% en sus cantidades vendidas. “Justamente este punto –dijo Saffirio– encendió la luz roja de alerta porque era un rubro que se mantenía parejo y ahora se empezó a derrumbar”.

Comentá la nota