La Cámara avaló la ayuda para los municipios

El alperovichismo, que contó con el apoyo de Luis Bussi, se impuso por 33 votos contra dos y ratificó el DNU que convalidó el Pacto Social. Amado espera que en 2010 las ciudades puedan autofinanciarse. Para los opositores, las intendencias no son autónomas.
La Legislatura inauguró su año de sesiones con la ratificación, sin ningún retoque, de los primeros cuatro Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) dictados por el Gobierno durante este mes. En todos los casos se refieren a erogaciones del Estado con distintos objetivos; el más trascendente es el aval al Pacto Social para municipios y comunas rurales, que recibirán en conjunto unos $ 815 millones.

Los fondos provinciales fueron afectados para el pago de sueldos y la realización de obras públicas. La ratificación de este DNU sumó a Luis José Bussi (FR) a la posición del oficialismo, mientras que Osvaldo Cirnigliaro (laborismo) y Esteban Jerez (Alberdi) se pronunciaron en contra y advirtieron que la norma afecta la independencia municipal. El resultado fue 33 a 2.

El debate se caracterizó por la comparación de cómo estaba la provincia antes de que comenzara la aplicación de este pacto (su origen fue en 2000, durante el gobierno de Julio Miranda y cuando José Alperovich era ministro de Economía) y cuál es la situación actual, especialmente en el interior.

El vicepresidente primero, Regino Amado, destacó como un hecho trascendente que la inclusión en el convenio es optativa. “Algunos municipios pueden hacer frente a los gastos salariales con recursos propios, y aspiramos que hasta 2010 todos puedan autofinanciarse en este aspecto”, anticipó. Bussi, en tanto, anunció su voto positivo al señalar que no encontraba objeción alguna para mantener una posición crítica. “El interior contará con un mecanismo idóneo para la atención de sus necesidades. Somos un bloque opositor y crítico pero no obstruíamos o destruimos”, explicó.

Cirnigliaro se ubicó en la posición opuesta. “Nadie objeta que se distribuyan recursos en el interior, pero no podemos estar de acuerdo en que sea por un DNU que viene eliminando las facultades de este cuerpo, porque le permite al PE asumir funciones parlamentarias que no le son propias”, puntualizó.

Jerez, en tanto, aseveró que el Pacto Social afecta las libertades y las responsabilidades de cada intendente, porque vulnera las garantías constitucionales sobre la autonomía municipal. “Esta Legislatura adeuda la ley de cartas orgánicas; ningún municipio será políticamente autónomo si no es financieramente autárquico”, señaló. Agregó que los recursos no pasarán por el control del Tribunal de Cuentas. El opositor advirtió que Alperovich mantiene una actitud paternalista con el propósito de dirigir todas las cuestiones del Estado y que esas conductas devienen en dictatoriales.

“Mucho se cuestiona a los DNU, pero son una facultad constitucional. Esta Cámara está expresando su voluntad”, aclaró el alperovichista Carlos Canevaro.

El titular de la bancada oficialista, Roque Alvarez, remarcó que el Gobierno estaba cumpliendo con lo que manda la Carta Magna, referido a su obligación de atender a los municipios en sus obligaciones. “Algunos dicen que en Tucumán no hay democracia ni controles, pero son críticas para la destrucción de las instituciones. Con este pacto, se le alargan los pantalones a la democracia. La gente espera que se le pavimenten las calles, lo que lleva dignidad, progreso, seguridad y revaloriza las propiedades”, aseveró.

Luego desafió a Cirnigliaro a avalar la iniciativa si se transformaba en proyecto de ley. Recordó que los acuerdos no tiene validez si finalmente no los aprueban los concejos deliberantes de cada municipalidad.

Opiniones oficialistas

Oscar Godoy: “el Estado salió a trabajar y a darle la posibilidad a la gente de que mejore su existencia”.

Gregorio Garcia Biagosch: “no adherirse a un esquema que trae paz social es subalternizar las cosas”.

José Gutierrez: “en 2000, la provincia ardía en llamas; hoy no sólo hay paz social sino también progreso”.

Carolina Vargas Aignasse: “es un voto de confianza a quienes conducen municipios y comunas”.

José Orellana: “criticar al DNU es una manera de desear que al Gobierno le vaya mal por intereses oscuros para luego ir a hacer campaña”.

Antonio Raed: “la nota distintiva de este Gobierno que es su capacidad de gestión, con soluciones rápidas y el emprolijamiento de las cuentas públicas”.

Alejandro Martínez: “fui intendente de Tafí Viejo con un sistema de goteo diario de la coparticipación. Se nos sometía políticamente. En vez de ser un honor, era estar en la silla eléctrica”.

Sisto Terán: “reivindico el gobierno de Julio Miranda, porque trató de normalizar la situación frente a un pasivo muy fuerte. Alperovich vino con la idea del Pacto Social, porque si se hubiesen aplicado medidas de ortodoxia económica se hubiera generado una hecatombe social”.

Fernando Juri Debo: “quienes se oponen no tuvieron responsabilidad municipal; los intendentes hoy pueden preveer y tienen autonomía porque saben cuánto dinero van a recibir”.

Comentá la nota