Camaño gobernadora

Camaño gobernadora
En un almuerzo en Mar del Plata en donde no faltaron críticas al matrimonio Kirchner y el apoyo incondicional a la candidatura de Duhalde para presidente en 2011, Luis Barrionuevo promovió a su esposa como gobernadora bonaerense.
El menú tuvo todo lo esperado. Entrada con fiambres, chorizos y morcillas, asado a punto y vacío bien tierno. También excelentes varietales mendocinos. Pero nada se paladeó y disfrutó tanto como el discurso del anfitrión, Luis Barrionuevo, y la especialidad de la casa: las críticas más ácidas y duras al matrimonio Kirchner, según publica La Nación.

"Este es el gobierno más corrupto de la historia de la Argentina", disparó el líder de la CGT Azul y Blanca, y aseguró que la presidenta Cristina Kirchner y su esposo, Néstor Kirchner, no se van antes del poder "porque los meten presos".

En el tradicional almuerzo que Barrionuevo convoca en Mar del Plata cada verano, ayer compartido con casi 200 representantes de unos 70 gremios, se dio máximo respaldo a la candidatura presidencial de Eduardo Duhalde para 2011. "Es un verdadero estadista que quiere el bronce y no la guita, espero que no me defraude", dijo al vaticinar que los máximos exponentes del kirchnerismo no se van a presentar como candidatos. "Desaparecen en un avión fantasma a Venezuela", arriesgó.

El almuerzo servido en el coqueto Hotel Uthgra Sasso sirvió, además, para dar a luz la candidatura a gobernadora bonaerense de la esposa de Barrionuevo, Graciela Camaño.

Antes habían abierto un local de la CGT Azul y Blanco, señalado como búnker de la campaña duhaldista para la región. "Ninguno que venga del Sur, que sea pingüino, puede representarnos a los bonaerenses", advirtió el secretario general del sindicato del Vidrio, Horacio Valdés.

No asistieron al almuerzo, pero Barrionuevo tuvo una reunión previa con sus pares Carlos West Ocampo, Oscar Lescano y Gerónimo Venegas. Fijaron pautas de un plan de acción que debutará el 9 de febrero, frente al Ministerio de Salud de la Nación, para reclamar $ 3200 millones adeudados por el Gobierno a las obras sociales. "Vamos a ir con los médicos, enfermeras, ambulancias y hasta con los enfermos para reclamar plata que es nuestra", dijo Barrionuevo.

Los reclamos incluyen mejoras para jubilados y ajustes salariales del 20 al 25%. "A nosotros no nos dan nada", se quejó Barrionuevo y le apuntó al líder de la CGT, Hugo Moyano. Y lo cuestionó como líder gremial: "No se puede ser ladrón y vigilante al mismo tiempo".

Para marcar la merma de poder que ve en Néstor Kirchner, soltó: "Antes todos lo veían alto, rubio, de ojos celestes y que miraba derecho; ahora cualquier pelotudo se le planta de manos. Pero de los Kirchner, de los que se van, no hablo más".

Comentá la nota