Calvo confía en una rápida recuperación argentina

El economista asegura que los precios de las commodities van a seguir mejorando en el corto plazo, lo que empujará a la economía argentina. No ve un acercamiento con el FMI.
El economista argentino Guillermo Calvo confía en que los precios de las commodities serán los "primeros en recuperarse", lo que le permitirá a la Argentina salir más rápidamente de la crisis. "El país está separado del mundo y eso, ahora, le juega a favor desde el aspecto financiero, en cambio la crisis nos pega fuerte por la baja de las materias primas, pero

-como lo estamos viendo- serán las primeras en reaccionar", dice a LA MAÑANA desde Nueva York, donde se desempeña como docente de la Universidad de Columbia.

El pronóstico de Calvo es más optimista que el de otros economistas, como los de la calificadora Fitch Ratings, quienes esperan que la mayoría de los precios de las materias primas "seguirán sustancialmente debajo de los máximos del 2008"; precisamente por ese factor estimó hace pocos días que el PIB latinoamericano se contraería 0,9 por ciento a lo largo de este año.

Incluso la consultora argentina Abecb.com planteó que, aunque altos en términos históricos, los precios siguen "sustancialmente bajos con respecto a los máximos" de 2008, aunque enfatiza que de los niveles de la demanda mundial depende su evolución. En esa línea, el pronóstico de la Organización Mundial de Comercio (OMC) es el peor posible: los volúmenes del intercambio global caerán 9 por ciento este año.

En los últimos días la vuelta al mercado de China empujó, por ejemplo, el precio de la soja que en tres meses aumentó 33 por ciento. En este contexto, Calvo sostiene que "perfectamente pueden darse vuelta las cosas. En el momento en que se tranquilice la situación los primeros productos que los países que tienen recursos van a salir a comprar son las commodities. La liquidez está pero no se sabe en qué invertir", dice y apunta a los asiáticos como los que cuentan con mayor disponibilidad de recursos. "No me extrañaría que la Argentina sea una de las primeras que se recupere", agrega.

Para Calvo se está "en camino" de solucionar la crisis financiera. "Al menos están los instrumentos, se está terminando -sostiene-, pero todavía sigue pegando en el sector real, donde hay muchos problemas. Hay empresas cerrando, la falta de crédito hace que se tomen decisiones de terminar con una actividad y eso incrementa el desempleo. A pesar de que se normalice el sistema financiero los bancos no saben a quién prestarle".

Aunque la coincidencia es que la demanda de commodities agrícolas -tanto para alimentación como para la producción de biocombustibles- continuará en alza una vez superada la crisis, la pregunta que sigue sin respuesta es cuándo finalizará la contracción.

La clave del razonamiento es que las economías emergentes en los últimos años han crecido sobre fundamentos sólidos, por lo que se descuenta que la caída de su crecimiento es coyuntural y no impactará en las perspectivas a mediano y largo plazo, por lo que seguirá la mejora del ingreso per cápita y, con él, la demanda de alimentos. Según la FAO, en Asia muchos países entraron en un período de crecimiento económico rápido, lo que genera una fuerte demanda de dietas de mayor calidad que traen aparejadas más compras de commodities agrícolas.

A nivel internacional ya se descontaba que la menor campaña argentina 2008-2009, fruto de la mayor sequía en el último siglo y del enfrentamiento entre el campo y el gobierno, afectaría -como de hecho lo está haciendo- los precios de los granos.

La impresión generalizada de los expertos es que, lentamente, la demanda de materias primas comenzará a estabilizarse lo que implicará, en paralelo, una mejora de sus precios internacionales. China ya impactó en la soja, ahora hay que ver cuándo se sentirá en otros productos que Argentina le vende, por caso, el acero.

Comentá la nota