Calvar y Ferrer expresan que la seguridad es un problema de todos, pero es también responsabilidad del Municipio.

Analizar los principales conflictos de seguridad que se presentan en la ciudad de Tandil es una cuestión compleja, si no se entiende en principio que la seguridad es un problema de todos, pero por sobre todo, es un problema al que deben dar respuesta quienes gobiernan.
La seguridad de los vecinos es el objetivo prioritario en cualquier acción que se planifique desde los ámbitos gubernamentales y no gubernamentales. Pero contar con un plan local de seguridad indispensable para la prevención del delito y despertar el interés de participar en la mayor cantidad posible de instituciones y vecinos que permita una mirada más equilibrada de todos los sectores de la sociedad, es tarea que le compete a la gestión de gobierno.

Se sabe que la legislación vigente es insuficiente y más de una vez deja a las fuerzas de seguridad impotentes, ya que, cuando se logran esclarecer hechos delictivos, se observa posteriormente como son liberados o no son condenados.

Pero el tema en cuestión es la poca voluntad política para invertir en seguridad por parte del gobierno comunal, cuando la opinión pública expresa su gran preocupación y demanda acciones concretas que apunten a desalentar y combatir conductas delictivas, para otorgar a la ciudadanía una seguridad más efectiva.

Siempre se le termina echando la culpa al otro, o se queda en el diagnóstico y no se realiza a nivel local un proyecto serio para que esta problemática –una de las más importantes a resolver en nuestra ciudad- comience a ser tratada con la responsabilidad y celeridad que corresponde.

Frente a este cuadro de situación y teniendo en cuenta la rapidez con que irrumpen las nuevas tecnologías en un mundo globalizado, pensamos que es indispensable contar con elementos de información y comunicación básicos para el desempeño de las fuerzas, de otros organismos de seguridad y de los vecinos:

-Colocar videocámaras monitoreadas por la policía y vecinos por Internet.

-Confeccionar un mapa del delito para contar con estadísticas propias en esa materia.

-Controlar los móviles policiales con la tecnología pertinente (GPS) para conocer o definir la ubicación precisa de los mismos.

-Tener número de celulares de los policías más cercanos al barrio donde habitamos.

-Proveer a las comisarías de mapas satelitales con tecnologías digitales

-Proveer a los agentes, además del arma reglamentaria, de cámaras fotográficas, video-grabadoras y otros elementos tecnológicos propios de las fuerzas.

-capacitar para mejorar el desempeño profesional

Con respecto a los Foros Vecinales –más allá del descreimiento de la gente-, es importante señalar que nunca funcionaron bien, porque tampoco estuvieron bien organizados.

Como la participación ciudadana es muy importante para transformar la realidad, en este sentido los foros tienen que proponer:

-fortalecer la participación comunitaria con métodos de trabajos que ayuden a mejorar la vida en los barrios.

-promover espacios para el intercambio de experiencias.

-generar proyectos de prevención en el tema de la violencia y adiciones.

-capacitar a los actores sociales para el control del funcionamiento.

Si algo de esto hace la Secretaría de Desarrollo Social, no alcanza.

El fenómeno de la inseguridad y su agravamiento en los últimos períodos requiere de compromiso, capacidad de trabajo, vocación de servicio y un proyecto serio. No sirve de nada echarle la culpa al otro. El Municipio tiene responsabilidades ineludibles que no puede dejar de lado utilizando como fundamento que el Intendente nunca prometió “ser el comisario del pueblo”.

Comentá la nota