Calor y sequía agobian a Jujuy

Es por la falta de lluvias. El agua potable falta en ciudades del interior. La gente busca alivio en los ríos.
Las altas temperaturas y la ausencia de lluvias agobian a los jujeños, que buscan en los ríos y en las piscinas un alivio al menos momentáneo al inclemente calor.

La máxima de ayer fue 38 grados a las 13,30 en la capital jujeña, que hasta que "bajó el sol" mostró sus calles con unos pocos agitados transeúntes. Lo curioso del fenómeno es que aparecen algunos signos de nubosidad y se percibe en la atmósfera el anticipo de la precipitación, pero todo queda en una promesa.

Lo peor se está dando en las ciudades de La Mendieta y Perico, donde escasea el agua potable. Según las autoridades, el problema se origina no solo en la falta de precipitaciones sino en el mal estado de las cañerías que no se pueden modernizar por la baja tarifa que pagan los usuarios. En la localidad ramaleña, los vecinos salieron a manifestarse, furiosos, por la sequía de sus grifos, situación que complica el funcionamiento de las escuelas.

En Perico no solo se nota la falta de agua para el consumo humano sino que los productores tabacaleros tienen dificultades para regar sus plantaciones debido al poco caudal que traen los ríos y canales.

El ingeniero Luis Buitrago, titular de la cátedra de Agroclimatología de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNJu, explicó que el fenómeno se relaciona con El Niño, corriente cálida que golpea las costas de Ecuador y Perú y que se ha manifestado ya antes con deficiencia de lluvias en esta región y exceso de agua en la región del Este.

El río Yala, uno de los preferidos por los jujeños para ponerse a salvo del asfixiante calor, mostró este fin de semana una gran cantidad de bañistas disfrutando de la increíble frescura de sus aguas, maravilloso regalo de la Pachamama.

Comentá la nota