El calor afectará en un 50% el rendimiento del sorgo

Sobre todo las siembras tempranas serán las que sufrieran mayores consecuencias estos días.
La principal limitante en un sistema productivo es la disponibilidad de agua en el suelo para los cultivos. Santiago del Estero se ubica en la región semiárida y tiene dos escenarios productivos: secano y riego. Los técnicos de las estaciones experimentales del interior provincial realizaron un informe con recomendaciones técnicas para que los productores tengan en cuenta al momento de realizar las siembras y sobre qué cultivos.

Nuevo Diario dialogó con algunos de ellos para tener un conocimiento de cómo afectaron las últimas temperaturas elevadas a los diferentes cultivos. Ariel Tamer de la Extensión Experimental de Añatuya, comentó que en noviembre y diciembre se registraron muy buenas lluvias por lo que se han podido sembrar frutas como la sandía y el melón, pero en el caso de las cosechas tardías, las fuertes temperaturas han malogrado gran parte de lo sembrado.

Pero entre los cultivos que se registrará una mayor pérdida será en el sorgo, ya que se estima que el rendimiento de este producto bajará un 50% sobre todo en las siembras tempranas, y en las tardías aún puede haber tiempo para recomponer la situación.

En el caso de la alfalfa, explicó que está sufriendo el ataque de la oruga de hoja "colias lesbia", que está afectando a algunas plantaciones, mientras que en el algodón, indicó que está bastante bien, pero que puede haber una merma en el rendimiento por el estrés hídrico producto de la falta de lluvias, pero por sobre todo por las altas temperaturas registradas en los últimos días.

Por su parte en la zona de Quimilí, Tarsicio Buzzi explicó que en enero si bien no llovió copiosamente, en noviembre y en diciembre se pudo lograr la humedad en los suelos para comenzar con la siembra de algunos cultivos, además resaltó que hubo sólo algunos días con temperaturas pico.

En contraposición a lo que sucedió en otras zonas de las provincias, explicó que hubo muchas siembras tardías, por lo que son plantas chicas, como en el caso del maíz que no superan los 40 cm.

Respecto a la soja, indicó que la siembra viene bastante atrasada, por lo tanto estos últimos días de fuerte calor lograron afectar a las plantas.

En tanto para el sector ganadero, comentó que con las lluvias de noviembre y diciembre se logró acopiar el agua suficiente para los animales, en lo que si podría a llegar a verse afectado sería en el pastoreo, ya que se detectaron algunos blancos.

Por último, Buzzi se mostró esperanzado, aunque teniendo en cuenta las temperaturas que se registraron en los últimos días, indicó que el cultivo que podría verse más afectado sería el maíz, sobre todo en el rendimiento. De todas maneras explicó que habrá que esperar a que las plantaciones continúen con su ciclo natural de crecimiento para tener un panorama más claro.

Comentá la nota