La calle Las Heras fue lo único con vida hoy en el centro mendocino

Allí, la movida de turistas y los negocios abiertos a full fueron la contracara del resto de la zonas céntricas, que en este feriado decidieron bajar las persianas y tomarse una larga siesta.
El centro mendocino mostró una doble personalidad en este 8 de diciembre, feriado religioso en el que se celebra el día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, también conocido por el día en que se arma el arbolito de Navidad para los cristianos que celebran el nacimiento de Jesús la medianoche del 24 de diciembre. Por un lado, las avenidas Colón y San Martín, más parecidas a un 1 de enero o 1 de mayo que a un feriado común, y por otro, la avenida Las Heras, un mundo de mendocinos y turistas en todas las veredas repletas -sobre todo desde San Martín hasta Mitre-, y con prácticamente todos los comercios abiertos.

En una recorrida, diariouno.com.ar comprobó las dos caras sociales del centro mendocino: una discreta avenida San Martín, con nivel de actividad igual o menor a la de un domingo; una avenida Colón prácticamente apagada, aunque con mendocinos -en una cantidad no tan menor al de un día habitual- dando pasos, como tratando de hallar un local comercial abierto al menos para ingresar y justificar para qué está caminando; una plaza Independencia con algunos que otros muchachos desafiando al "fresco tirando a frío" de hoy en los asientos y jardines que circundan la fuente; la Peatonal Sarmiento no tan silenciosa como las dos avenidas nombradas pero con la típica presencia de extranjeros con mochilas buscando ansiosamente un lugar donde sentarse y almorzar; las calles Rivadavia y Espejo, con las persianas bajas y esperando a que pase volando este día y por fin, la luz al final del túnel en la avenida Las Heras, con familias de turistas y de mendocinos paseando, visitando comercios y comiendo pizzas en las veredas de los restaurantes.

"Acabamos de cancelar un viaje a Miramar para todo un contingente de CEC", dijo un empleado de una agencia de turismo situado en Las Heras entre Chile y 25 de mayo, quien. aseguró -será porque es cierto o porque hay que vender más- que en estos días se están agotando todas las reservas para destinos turísticos en la costa atlántica.

No sólo familias y mendocinos paseando en las veredas, sino también hoy las promotoras se tomaron el trabajo de distribuir volantes para ir a comer milanesas con papas y ensaladas, más postre, a $18. Y donde hay vida, hay turistas, algo que se advirtió con sólo mirar el origen de las patentes de los vehículos: no muchos como otras veces, pero habían muy buenos automóviles chilenos en la calle Las Heras y en todo el centro mendocino, hoy.

Comentá la nota