Call Centers buscan radicarse en Mendoza.

La intención de radicar call center, webhosting y empresas de software en la provincia de debe a que se ofrecen excenciones impositivas y estabilidad fiscal por 10 años. Ya se aprobó un proyecto que generará 2.500 empleos en cinco años. Hay 9 pedidos de empresas de software, 5 de call centers y otros 5 de webhosting.
Mendoza recibe pedidos de empresas de software, call center y webhosting que quieren radicarse en la provincia para beneficiarse con exenciones impositivas que aprobó la Legislatura a fines de marzo pasado, según publicó ayer el sitio Cronista.com

Mendoza se sumó a la ley del blanqueo de capitales con un Régimen de Atracción de Inversiones y de Promoción del Empleo que beneficiará a las empresas locales con exenciones de todos los impuestos y estabilidad fiscal por 10 años en caso de que inviertan en la provincia. A diferencia de la ley nacional, no tiene fecha tope para anotarse en los beneficios y fue aprobada por unanimindad.

Los mayores beneficios están dirigidos a proyectos de alto desarrollo tecnológico y mucha creación de empleo, como software, call center y webhosting. Se estableció una exención por 10 años de Ingresos Bruto y en el caso de que ya tengan tasa cero, se las exime del 100% de los impuestos inmobiliario y automotor y se les ofrece estabilidad fiscal por 10 años.

Raúl Mercau, subsecretario de Financiamiento de la provincia, señaló que ya se aprobó el primer proyecto, con un call center que generará 2.500 puestos de trabajo en 5 años. El funcionario dio la medida de la importancia del proyecto para la provincia, al comentar que el total de los desocupados de Mendoza son 16.000, según la Encuesta Permanente de Hogares.

En total, ya hay 9 pedidos de empresas de software que quieren aprovechar los beneficios del régimen y radicarse en el país, de 5 call centers y de 5 compañías de webhosting.

Mercau explicó que el régimen es retroactivo a enero y que tiene como principal propósito crear empleo tanto en empresas nuevas como en las existentes. Para esto uno de los capítulos otorga un crédito fiscal por el 23% de la nómina salarial, o sea por las contribuciones a la seguridad social, a las obras sociales y a las ART, por cada puesto de trabajo que se genere este año. El mismo servirá para pagar impuestos provinciales por 5 años, siempre que no se produzcan despidos o suspensiones.

Como contrapartida se castigará a las actividades exentas de Ingresos Brutos por el Pacto Fiscal de 1994, quitándoles el beneficio de la tasa cero si producen despidos masivos o suspensiones por más del 15% de la nómina de personal. Las empresas alcanzadas son aquellas dedicadas a la producción primaria y a la industria.

Para la promoción del empleo la meta es de 6.000 puestos nuevos de trabajo este año, que se condicen con el cupo fiscal aprobado para 2009, de $ 45 millones. Mercau afirmó que ya tuvieron muchas consultas, aunque todavía no largó porque falta una reglamentación.

También hay un capítulo de sostenimiento del empleo para el que se acordaron fondos de la Nación. Con estos se pagará una parte del salario equivalente a las contribuciones. Hasta ahora existía para la emergencia climática, pero ahora se extenderá el régimen para una nueva figura denominada emergencia productiva. Ya hay 2.500 puestos de trabajo promovidos en la provincia, y se espera llegar a 15.000 antes de diciembre.

Además, incluye promoción para nuevos emprendimientos o empresas en marcha más inviertan más del 10% de su patrimonio neto en nuevos proyectos. Es para la industria, el turismo y emprendimientos agrícolas que sean insumo de la agroindustria. Se otorga un crédito fiscal equivalente al 30% de la inversión, siempre para aplicar al pago de los impuestos provinciales de Ingresos Brutos, Inmobiliario, Automotor y Sellos. También habrá estabilidad fiscal por 10 años.

Dos requisitos en este rubro es que las firmas dediquen una parte de su presupuesto a iniciativas de responsabilidad social empresaria y que sus actividades no sean contaminantes.

Mercau aseguró que se van a aceptar primero los proyectos que surjan para los departamentos de menor desarrollo productivo de la provincia.

Sin embargo, fuentes del poderoso Consejo Empresario Mendocino (CEM) indicaron que las inversiones en bodegas y turismo llegan a la provincia por sí solas, debido a las condiciones generales, así como las mineras de sales de potasio. Puntualizaron que no hay ningún proyecto en vista de sus empresas socias y que la ley no es tan beneficiosa para estas actividades como para las "TICs".

Comentá la nota