CALIR repudió la profanación a iglesia de 28 de Noviembre

El Consejo Argentino para la Libertad Religiosa, consideró que estas situaciones "merecen el más claro rechazo por parte de la ciudadanía". El comunicado marca la necesidad de "una acción decidida por parte de las autoridades para garantizar la más plena libertad religiosa".
En la noche del 7 al 8 de julio el Templo de María Auxiliadora de la ciudad de 28 de Noviembre fue escenario de un ataque.

En el hecho destrozaron las imágenes del Cristo Crucificado, de María Auxiliadora, de la Virgen de la Dulce Espera, de Santa Rita, de Nuestro Señor y de la Virgen del Milagro, salvándose de la profanación el Sagrario.

También fue destruido el Cirio Pascual.

Cabe mencionar que el Obispado de Río Gallegos manifestó su dolor y sorpresa por la profanación.

De este modo se acompañó al Padre Daniel Ledesma y su comunidad en esta hora de prueba y se los estimuló a seguir en el anuncio de la Buena Nueva y de la gran misericordia de Dios y Señor Jesucristo.

Repudio

En el mismo sentido, el Consejo Argentino para la Libertad Religiosa (CALIR) expresó su consternación y repudio por la profanación sufrida por el templo católico.

El comunicado de CALIR expresa que: "Lamentablemente, no son las únicas agresiones contra quienes dan testimonio de su fe. También las sufren, de hecho o de palabra, ministros de culto o simples fieles por expresar en público sus opiniones en debates sobre temas sensibles".

Libertad

Estos episodios de violencia ofenden el sentimiento religioso y lesionan un aspecto importante de la libertad.

"Esta libertad incluye el derecho de las personas y las comunidades de manifestar públicamente su fe, también mediante la utilización de los espacios y objetos necesarios para el culto, que merecen por lo tanto una particular protección y respeto".

Juan G. Navarro Floria, presidente del Consejo, subrayó que estas situaciones "merecen el más claro rechazo por parte de la ciudadanía, y una acción decidida por parte de las autoridades para garantizar la más plena libertad religiosa, de cuyo disfruto estamos legítimamente orgullosos los argentinos".

CALIR

En mayo de 2000, la Secretaría de Culto convocó a un grupo asesor integrado por juristas y personas de reconocida trayectoria en temas referidos a la libertad religiosa pertenecientes a distintas confesiones y tradiciones religiosas, aunque sin representarlas institucionalmente.

Finalizada su tarea y ya desde el ámbito privado, sus integrantes decidieron, en forma unánime, constituir el Consejo Argentino para la Libertad Religiosa.

El CALIR tiene como propósito seguir trabajando con el mismo espíritu, dedicación e interés en temas tan importantes para el país como: promover la libertad religiosa, educar para la convivencia y promover a la cooperación, avalar eventos, alentar el diálogo, promover reformas y monitorear prácticas.

Comentá la nota