Calingasta sueña con el sulfato de aluminio

El gobierno provincial firmó un convenio de colaboración con AySA, para asegurar la venta del mineral, ya que pretende reflotar la explotación del mismo. El objetivo es generar un importante abastecimiento y seguridad para los inversores.
Una nueva ilusión para los calingastinos se generó a partir de la firma de convenios que se firmó ayer en Casa de Gobierno entre el Ejecutivo provincial y Aguas y Saneamientos Argentinos (AySA). El objetivo es promover nuevamente en la provincia la producción de sulfato de aluminio natural, elemento fundamental para la potabilización del agua. En esta firma no solamente quedó estipulado que la empresa que provee de agua potable a la Ciudad de Buenos Aires y 17 partidos del Conurbano Bonaerense, comprará la producción del mineral una vez que se haga la explotación, sino también que por parte de la provincia se harán los estudios pertinentes para asegurar una producción de unas 100 mil toneladas anuales, lo que finalmente terminará asegurando el abastecimiento y la rentabilidad de los inversores.

El gobernador José Luis Gioja, durante la firma de convenios, reconoció que hace mucho tiempo que la iniciativa se venía gestionando pero que por intereses particulares del sector privado que manejaba Obras Sanitarias, no se podía avanzar ya que se priorizaba la importación de productos artificiales.

“El compromiso que firmamos intenta que la zona de Calingasta produzca 100 mil toneladas al año de sulfato de aluminio natural. Que la concesión o el contrato sea por 10 años para garantizar la sustentabilidad al inversor para que tenga garantías que lo lleven a la inversión necesaria para la explotación. Nos permitirá también agrupar a pequeños y medianos productores porque estamos pensando en un consorcio para que sea el interlocutor con la empresa AySA. También pensamos en la Universidad como agente controlador de la calidad del material que se llevará”, dijo Gioja.

En esta empresa que se pretende reflotar, la tarea municipal y provincial para fiscalizar que los pasos se den correctamente, será fundamental, como así también la tarea de exploración para determinar las zonas prioritarias para la explotación.

“En definitiva pensamos que el Estado municipal y el provincial haremos la tarea de regulación que corresponda, no se trata de querer reemplazar al productor privado, sino de promover el mejor negocio y que vuelva a aparecer un negocio importante en Calingasta que terminará dando réditos al departamento y una cantidad importante de trabajo a su gente”, concluyó el Gobernador.

Vale destacar que durante 1973 y 1993, Calingasta fue uno de los principales productores de sulfato de aluminio natural para la que hoy se denomina AySA. En este periodo, la máxima producción estaba estimada en unas 54 mil toneladas anuales, dijo el secretario de Minería de la provincia, Felipe Saavedra. Aquellos números quedaron en el olvido y hoy la apuesta es doblar las cantidades ya que se pretende llegar a 100 mil toneladas anuales. El valor de la tonelada es de 160 dólares, por lo que el negocio se tornaría más que interesante en valores económicos. Sin embargo, el primer paso es el de la evaluación que se realizará en forma conjunta con la Universidad, mientras el mercado quedó prácticamente asegurado con el compromiso adquirido ayer. CNJL

Comentá la nota