Califican de imposible que se reduzca la pobreza si hay inflación y desempleo

Para el Indec en un año dejaron de ser pobres en el Gran Mendoza 30.568 personas, mientras que se duplicó la desocupación, los precios subieron 19,6% para la UNCuyo y se demanda más asistencia social del Estado.
La datos que informa el Indec sobre la pobreza contrastan significativamente con lo que se percibe en el ámbito provincial.

Es que mientras que para el organismo oficial en un año unas 30.568 personas han dejado de ser consideradas pobres en el Gran Mendoza, en ese mismo lapso para la UNCuyo la inflación llegó hasta 19,6%, subió el desempleo y hasta para el Gobierno provincial la demanda por prestaciones sociales subió hasta alcanzar a 30% de la población.

Hasta el Indec anunció la semana pasada que la desocupación en el Gran Mendoza casi que se duplicó, pasando de 3,9% a 7,3%, entre el segundo trimestre de 2008 y el mismo período de 2009.

Por la sorpresa que causó el último anunció del Indec, Alejandro Trapé, profesor de la UNCuyo, advirtió que "los niveles que alcanza la pobreza se explican en el mundo en 90% por lo que acontece con la tasa de desempleo y con la de inflación. Como estas dos variables han crecido en la provincia, se puede concluir que la pobreza tiene que haber acompañado esta tendencia", disparó.

Esta opinión claramente contrasta con los datos del Indec que exhiben que la cantidad de pobres se ha embarcado en una tendencia decreciente desde el primer semestre de 2003, tanto a nivel país como de la provincia. Puntualmente, para el primer semestre de este año el Indec señala que en el Gran Mendoza sólo hay 98.800 pobres, que representan a 9,2% de la población urbana total.

Pero lo llamativo es que en este mismo lapso, pero del año pasado, este organismo informaba que los niveles de pobreza eran mayores, ya que rozaban a 12,2% de los mendocinos. Esto indica entonces que la pobreza bajó en Mendoza en el último año, según el Indec.

En sintonía con lo que expresó Trapé, el informe de setiembre del Consejo Empresario de Mendoza (CEM) destaca que "con tasas de inflación de dos dígitos, falta de programas que ataquen a las causas de la pobreza, crisis económica y recesión, es muy difícil pensar que se esté reduciendo la pobreza en la provincia". Al tiempo que el estudio hace eje en que "uno de los problemas más importantes y acuciantes en la provincia es la pobreza".

Canasta básica

Ahora, según la UNCuyo, el valor promedio de la canasta básica restringida alcanzó los $ 1.396,28 durante el primer semestre de 2008, al tiempo que un año más tarde registró una suba de 19,6% para cotizar en $ 1.669,85. Vale recordar que se considera que una familia y sus integrantes son pobres en relación a sus ingresos mensuales, cuando esta suma de dinero no le alcanza para cubrir en ese período una canasta básica de bienes y servicios.

Pero lo más importante es que esta suba que revela la UNCuyo no ha sido coincidente con la que registraron los salarios nominales, ya que según Trapé "los ingresos han aumentado menos que 20%, sólo algunos casos puntuales percibieron un alza en los salarios equivalente a este porcentaje".

En paralelo, inclusive para el propio Indec también ha habido inflación en Mendoza. Aunque mucho menor, según esta misma fuente entre el primer semestre del año pasado y el de éste, la canasta básica registró un incremento de 1,94% pasando a valer $ 869,96, en promedio.

Un dato que por cierto contrasta significativamente con el que calcula la UNCuyo, ya que este último considera que para adquirir una canasta básica, que es inclusive restringida, se requieren $ 800 más. Estos cálculos bastan para explicar que la cantidad de pobres que arroja el organismo oficial semestre a semestre sea significativamente menor que la que se percibe fuera del ámbito nacional oficial.

Al mismo tiempo, desde el Ministerio de Desarrollo Humano, Familia y Comunidad de Mendoza informaron a Los Andes que 30% de los mendocinos (unos 490.139), demandan actualmente algún tipo de prestación social. Incluso esta dependencia oficial advirtió que las prestaciones han crecido, ya que el año pasado sólo se le prestaba ayuda a 25% de la población.

En los hechos, la profundización de la pobreza en Mendoza es el principal motivo por el cual esta dependencia va a finalizar el año con un presupuesto muy acotado, es más, según lo advirtieron, requerirán que otros ministerios le presten entre $ 4 y $ 7 millones para terminar de ejecutar partidas de gasto social que están comprometidas.

Comentá la nota