Califican de desprolijo el modo como la intendencia manejó una licitación

Uno de los oferentes por la concesión de las líneas 10 y 12 habló de presiones políticas. Otra puja espera definiciones
En la intendencia hay otro proceso licitatorio que espera una definición. Se trata del llamado para la concesión de las líneas 3 y 19. En este proceso se anotaron tres oferentes: Cerro Pozo, El Rayo Bus y un tercero que encabeza el empresario Miguel Villagra. Esta convocatoria está próxima a cumplir dos meses en marcha (15 de setiembre se abrieron las ofertas).

La segunda licitación que se cayó en la órbita de la Municipalidad de la capital le genera cada vez más críticas a la gestión del intendente, Domingo Amaya. Los cuestionamientos apuntan especialmente al modo en que se manejó este proceso licitatorio, al que algunos calificaron de “desprolijo” y otros hablaron de “presiones políticas”.

La comisión de preadjudicación, que integran Walter Berarducci (secretario de Gobierno), Hernán Colombres (fiscal municipal) y José Miranda (concejal del PJ), fueron el centro de los reproches tanto de los ediles como de uno de los oferentes.

“Esto es un botón más que muestra la desprolijidad con que se manejan el Departamento Ejecutivo Municipal”, afirmó el concejal José Costanzo (Partido Autónomo de Tucumán). “Siendo benigno con el lenguaje, tengo que definirlo como desprolijo, pero estas cuestiones son inaceptables en el manejo de la cosa pública”, resaltó. “Un intendente no puede ostentar una administración prolija y transparente siendo que ya van dos licitaciones que se caen; lo peor de todo es que los únicos que pierden con esto son los usuarios. Se está privando a los vecinos de que tengan un buen servicio”, agregó.

Los ediles oficialistas también quedaron molestos con la intendencia, pero -al menos por ahora-, prefieren comentarlo en voz baja.

En este sentido, ya decidieron que si el intendente Amaya envía un nuevo pliego para llamar a otra licitación por las líneas 10 y 12, el Concejo Deliberante no incluirá un representante del cuerpo en la comisión de preadjudicación. Esta decisión obedece a que la mayoría de los concejales pretende que el Departamento Ejecutivo asuma la responsabilidad por las demoras y las frustraciones.

En este llamado a licitación había dos grupos empresariales en pugna. Cerro Pozo, integrada por empresarios tucumanos, y El Rayo Bus, liderada por Miguel Mitre y a la que se le atribuyen vínculos con el diputado kirchnerista, Agustín Rossi (Santa Fe). Este último optó por el silencio hasta ahora.

En cambio, Alcides Courtade (Cerro Pozo), señaló ayer a LA GACETA sus cuestionamientos. “Todavía no nos han notificado oficialmente, pero no veo que haya motivos para que se caiga esta licitación. Este proceso tiene una parte técnica y otra que son las presiones políticas y nosotros no tenemos ningún padrino político”, precisó.

Courtade remarcó que Cerro Pozo había presentado toda la documentación. “La otra parte -dijo en referencia a El Rayo Bus- no presentó el libre deuda y por eso la impugnamos, pero si tienen que hacer un nuevo llamado esperaremos trabajando”.

Comentá la nota