Calificadora anticipa "volatilidad política"

• Moody’s criticó accionar oficial.

• Inquietud por el pago de la deuda en default y financiamiento

En el informe «La crisis argentina es otro ejemplo de instituciones débiles», publicado ayer en el Panorama Semanal de Moodys, la calificadora criticó el accionar del Gobierno de Cristina de Kirchner. Advirtió que si el conflicto político se descarrila, «las opciones de financiamiento podrían complicarse más adelante este año».

A continuación, los fragmentos más importantes del informe:

La actual crisis institucional derivó en un estancamiento judicial, y es otro indicador del débil marco institucional de la Argentina.

Pero esto no es una señal de empeoramiento de la calidad crediticia: la calificación «B3» del país ya es una de las más bajas de todas las deudas evaluadas, que incluye expectativas sobre la permanente inestabilidad política.

Pero el potencial impacto de la crisis en otras medidas, tales como la propuesta del Gobierno de saldar su deuda, podría llevar a preocupaciones de financiamiento en el futuro.

La debilidad institucional es común entre países con bajas calificaciones, y en el caso argentino, las preocupaciones políticas y la implementación de las medidas son factores clave que afectan la calificación.

Nuestras proyecciones asumen una alta volatilidad política. Actualmente, nuestra principal preocupación no es el intento de uso de las reservas (que, después de todo, apuntan a pagar deuda), ni siquiera el espectáculo político que resulte de esto.

Pero la Argentina necesita resolver asuntos primordiales, como el pago de su deuda en default, lo que sigue generando inquietudes acerca de la voluntad de pago.

Si eso se descarrila por la actual crisis política, las opciones de financiamiento podrían complicarse más adelante este año.

Comentá la nota