Más calidad, pero menos glamour en Mar del Plata

Más calidad, pero menos glamour en Mar del Plata
En la cita del cine más importante de América latina se exhibirán 200 títulos procedentes de 41 países. Unas 14 películas aspiran al Astor de Oro.
La austeridad y la ausencia de estrellas de primera fila marcan la XXIV edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, el único con categoría A de América latina, que arranca este sábado en la ciudad balnearia argentina con una apuesta por la calidad frente al "glamour".

El festival se abrirá esta noche con el último trabajo de los hermanos Ethan y Joel Coen, "Un hombre serio", y ofrecerá 200 títulos, casi la mitad que el pasado año, procedentes de 41 países hasta su clausura, el próximo día 15.

A diferencia de anteriores convocatorias, por la alfombra roja de Mar del Plata -a 400 kilómetros de Buenos Aires- no desfilarán en esta edición estrellas de Hollywood -la última fue Tommy Lee Jones el pasado año-, aunque la cita del cine más importante de América Latina mantiene su objetivo de ofrecer una programación de calidad.

El ajuste, que no solo afectó al número de películas programadas sino a la duración de la muestra -dos días menos que el pasado año-, se debe tanto al recorte presupuestario del principal promotor del Festival, el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA).

Otro factor que influye es la crisis internacional que, según declararon los organizadores a EFE, incrementó los costos de las invitaciones a directores y actores.

En la competencia internacional, 14 películas aspiran al Astor de Oro -bautizado así en homenaje al músico argentino Astor Piazzolla-, algunas de ellas de autores consagrados como el coreano Bong Joon-bo (Mother); el estadounidense Todd Solondz (Life During Wartime); el español Cesc Gay (V.O.S.), ganador de la edición 2007, o el cubano Juan Carlos Tabío (El cuerno de la abundancia).

Uno de los trabajos que más interés despertó es Pecados de mi padre, un documental sobre el hijo del narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria, del argentino Nicolás Entel (Orquesta típica), que compite en la sección latinoamericana junto a otros siete largometrajes y nueve cortos, informa EFE.

En esta coproducción argentino-colombiana, que se estrenará el próximo día 12, el hijo de Escobar, que cambió su identidad y reside en Argentina, revisa la vida de su padre, jefe del cártel de Medellín.

Nueve películas competirán en el capítulo argentino, con realizadores experimentados como David Lipszyck, Gastón Duprat y Mariano Cohn y debutantes como Nicolás Herzog y Máximo Daglio, entre otros. También producciones de exéntrico brillo, como TL-2 la felicidad es una leyenda urbana, de Tetsuo Lumiere y Paul Meli.

El jurado estará integrado por la actriz española Julieta Serrano, el actor brasilero José Wilker, el realizador uruguayo Álvaro Buela, el productor estadounidense Michael Shapiro y el director argentino Juan José Campanella.

Fuera de competencia, el público podrá ver algunas de las más importantes producciones del último año, como Anticristo, del danés Lars Von Trier; Taking Woodstock, del taiwanés Ang Lee (Oscar por El secreto de la montaña) y Un prophéte, del francés Jacques Audiard, Gran Premio del Jurado en el último festival de Cannes.

La muestra dedicará también un espacio al medioambiente con la sección "El estado de las cosas", y explorará la mirada del cine sobre una generación dominada por la apatía en el apartado "Busco mi destino: el cine como brújula".

Entre los homenajeados en esta edición figura el director español Javier Fesser (Camino), uno de los pocos que confirmó su asistencia al Festival de Mar del Plata, el único de América Latina que mantiene la categoría A, la misma de San Sebastián, Venecia, Cannes o Berlín, entre otros.

Además, el programa ofrece una selección de adaptaciones cinematográficas de las novelas policiales del escritor belga George Simenon y rinde tributo a películas "olvidadas" por la Academia de Hollywood a la hora de otorgar sus premios Oscar.

Una noche en la ópera (1935, Sam Wood, con los hermanos Marx), Carta de una enamorada (1948, Max Ophülls), Sed de mal (Orson Welles, 1958) y Hammett (Win Wenders, 1982), son algunas de las insólitas omisiones que integran esta sección.

Comentá la nota