En Caleta Olivia el Municipio compensará pérdidas a comerciantes.

A través de la eximición de impuestos. Así lo establece un decreto municipal. Es para paliar las pérdidas que el cierre obligado por la pandemia pueda causarle a los comerciantes.
El decreto municipal de cierre temporario de los locales bailables, whiskerías, casinos y bailantas, entre otros recintos de diversión, en Caleta Olivia, causó cierto encono en los dueños de estos locales por el "lucro cesante" que significa para ellos. Tanto, que ayer pidieron una reunión urgente con funcionarios del municipio y concejales para tratar el asunto.

El punto central de todo esto, de acuerdo a las autoridades del Hospital Zonal, es el cuidado de la salud de los habitantes de esta ciudad, para que no se propague la influenza H1N1. Por eso tratan de evitar la reunión de más de diez personas en un mismo salón.

A los funcionarios comunales no les cayó bien que los dueños de whiskerías, pubs y bailantas reclamaran "por sus cuestiones monetarias" antes que preocuparse por la salud pública.

En contrapartida, de acuerdo a lo que contaron algunos cronistas presentes, a los propietarios de comercios con estos rubros les molestó que se haya impuesto un decreto anexo (del jueves) en donde se permitía la apertura de confiterías y restaurantes de 8 a 24 horas.

"Si se cierra, que se cierre todo", demandaron. "¿Por qué a ellos (los dueños de confiterías y restobares) sí les permiten abrir durante el día, y por qué no a nosotros?", cuestionaron.

La reunión se prolongó por más de dos horas, desde las 9:30, en el despacho de la presidenta del Concejo Deliberante, Iris López. Por parte del municipio también estuvieron los concejales Lucila Rementería, Osvaldo Cabrera y el secretario de Gobierno, Carlos Martínez.

Al final, como compensación, el intendente Fernando Cotillo refrendó un decreto que los exime, durante el cuarto bimestre, del pago de los impuestos por venta de bebidas alcohólicas y la tasa comercial.

Por ahora, el decreto del cierre de los comercios es por siete días, plazo que termina el jueves. Había trascendido que los directivos del nosocomio zonal querían que la medida, en realidad, fuera por 15 días.

Pero luego se determinó que el miércoles que viene se evaluará la evolución de la pandemia y allí el Municipio y el Hospital estipularán si se extiende o vuelve la actividad comercial a la normalidad.

El comportamiento de la gente en los comercios sigue siendo de mucha precaución. Hasta en las oficinas municipales ayer se saludaban sin darse la mano, menos besándose.

"Inventamos el saludo gripe A", dijo un empleado risueñamente, ofreciendo uno de sus codos. Es el saludo codo con codo. Distante, demasiado óseo, pero al menos simpático.

Comentá la nota