Caleta Olivia (Agencia) Más que rutas peligrosas tendríamos que hablar de Conductores peligrosos

Los altos índices de mortalidad por accidentes en las rutas argentinas no decrecen sino por el contrario, aumentan. Esto podemos verlo tanto en las rutas como en las calles de la ciudad.
La negligencia por parte de algunos conductores en la ruta como por parte de los transportistas es evidente en la ruta 3 Caleta-Comodoro o viceversa.

Sólo en el primer mes del año han ocurrido más de 3 accidentes sobre la ruta 3 de los que afortunadamente no hubo que lamentar víctimas fatales y varios en la ciudad donde los principales actores de los hechos son los motociclistas y los taxis-remises.

Nadie controla la ruta, no existe ningún control en el tramo Caleta-Comodoro y todos pueden ver cómo los conductores sobrepasan a vehículos en lugares que están prohibido, doble línea amarilla para quienes no saben significa no sobrepasar a otro vehículo.

A pesar que se hacen controles en los puestos fronterizos y en el acceso de la ciudad, esto de nada sirve cuando algunos conductores inconscientes sobrepasan varias filas de camiones.

Los choques frontales son mortales y la imprudencia es uno de los factores clave para que se produzcan.

Los sobrepasos son la maniobra más peligrosa que los conductores realizan en la ruta, el 41% de los accidentes ocurren por tal motivo.

La diferencia de velocidad entre los vehículos, la irresponsable audacia de muchos conductores, la falta de visibilidad, el mal cálculo de las distancias, en especial de noche y la poca experiencia en el manejo por carretera suelen conformar un cóctel fatal.

Un estudio realizado por Cesvi Argentina concluye: Según la información proveniente del relevamiento de los accidentes de tránsito graves ocurridos en nuestro país, se puede afirmar que el 52% de los impactos ocurre en rutas nacionales. El 48% de los accidentes son frontales, lo que se relaciona con que un 41% de éstos son causados por la invasión de carril, que es la falla humana más frecuente y peligrosa. De aquí se desprende que cerca del 40% de las víctimas mortales fueron consecuencia de sobrepasos incorrectos. Las estadísticas no mienten.

En especial, este tipo de situaciones se da en carreteras de un sólo carril, muchas de ellas colapsadas. Este es un problema básico de infraestructura: más y mejores autovías y autopistas eliminan buena parte de este problema, en especial en caminos que llevan a los principales lugares turísticos del país.

Tomar conciencia

Para un sobrepaso seguro en la ruta hay que tener en cuenta varios factores.

En primer lugar realizarlo en una zona permitida. Esto es, no pasar en sectores de la ruta pintados con doble línea amarilla: curvas, puentes, lomas, cruces de caminos, etcétera.

También es muy importante mantener una distancia adecuada con el vehículo que antecede para ganar visibilidad sobre el tránsito que viene de contramano, en especial si son camiones y micros. Es cierto que muchas veces otros conductores, muy apurados, se apropian de ese espacio en las largas caravanas que se forman detrás de un vehículo lento. Antes de cambiar de carril, ponga las luces de giro para avisar su maniobra al vehículo que viene detrás.

Por supuesto, no se debe iniciar el sobrepaso si se observa otro vehículo en el carril contrario. Por último, finalizar la maniobra señalizando con la luz de giro derecha para volver a nuestro carril.

Cesvi recomienda esto: 1°) hacer una señal de luz alta al conductor que viene de frente. 2°) activar la luz de giro derecha, para informarle al otro que bajará a la banquina de ese lado. Es decir, todos en la maniobra deben conservar la derecha. Así, el que invade el carril (viene de contramano) debe pegarse al vehículo que está pasando, mientras el automóvil que está en la mano correcta baja a la banquina: para esto hay que frenar y bajar a una velocidad adecuada, y 3°) evitar la colisión frontal a cualquier costo.

Cuide su vida y la de todos

En todo esto queda claro que no sobrepasar los límites de velocidad resulta fundamental. Así, los conductores tienen más tiempo y las maniobras son menos riesgosas para corregir la situación de peligro.

Es mejor perder un minuto en la vida que la vida en un minuto. Si no está seguro de un sobrepaso, no lo haga. Y no se preocupe por los apurados de siempre.

Comentá la nota