Caleta: extrema tensión por desocupados que bloquearon los accesos a Santa Cruz

Al cierre de esta edición, un centenar de desocupados mantenía virtualmente aislada a Santa Cruz al bloquear la ruta Nacional 3 en el acceso norte de Caleta Olivia. En la asamblea que realizaban a la intemperie había posiciones encontradas en torno a la propuesta laboral que les hizo el intendente Fernando Cotillo. En tanto, durante toda la jornada, desde los primeros minutos, miles de personas en viaje tuvieron que soportar tediosos y esporádicos permisos de paso.

Bronca, indignación e impotencia sintetizaban el sentimiento de conductores de automóviles livianos, camiones, colectivos y pasajeros en tránsito que nada tenían que ver con el reclamo de fuentes laborales de 123 desocupados, incluyendo algunas mujeres. La mayoría de las personas consultadas por Diario Patagónico no sólo expresó fuertes críticas a los desocupados sino también a las autoridades, por no resolver esta problemática social, aunque no pocos le asignaron connotaciones de presión política, en vistas de las elecciones legislativas.

La medida de fuerza fue protagonizada por el grupo que lidera Darío Rodríguez, el mismo que hace pocos meses bloqueó por más de una semana la ruta Provincial 12 y generó una reacción jurídica de la comunidad de Cañadón Seco. Antes del 1 de mayo instalaron una carpa en la plazoleta de El Gorosito, luego la levantaron al alcanzar un acta acuerdo con autoridades provinciales.

El piquete de ayer comenzó a las 0:15 y la ruta se abrió por algunos minutos a eso de las 9, luego a las 12, a las 15 y a las 18, aunque el primero de los "permisos" fue casi simbólico ya que los manifestantes sólo dejaron pasar a un efímero número de automóviles.

Ello motivó que varios camioneros armaran un "contrapiquete", cruzando sus pesados rodados cerca de las cubiertas que habían encendido los desocupados, tras una fuerte discusión.

QUEJAS Y AGRESIVIDAD

Si bien la mayoría de los manifestantes tuvo un comportamiento normal, dentro de lo que representa una situación de piquete en ruta, hubo algunos individuos que se mostraron muy agresivos, incluso con este medio.

Además, un pasajero de Andesmar informó en las oficinas que esa empresa posee en la terminal de Comodoro Rivadavia que fue agredido por algunos desocupados, en tanto que otros automovilistas se atemorizaron al ver los palos que sostenían en alto algunos manifestantes.

No fueron pocas las mujeres que, al trasponer el piquete a pie, debieron soportar algunos "piropos" de mal gusto y gente que tuvo que implorar para que la dejaran pasar por urgentes razones de salud o familiares.

Por otro lado, varios camioneros que no podían pasar, le reprocharon a los manifestantes que varios de ellos cobraron "peaje" para dejar pasar a otros conductores de vehículos pesados, una denuncia que también hizo otro conductor de un vehiculo particular, alegando que en un trayecto de menos de cien metros tuvo que realizar tres o cuatro "aportes" para que se le permitiera seguir camino.

EL OFRECIMIENTO

Entre las 16 y las 18 hubo maratónicas reuniones en el edificio central del municipio, donde además de los delegados de los desocupados liderados por Darío Rodríguez, se presentaron referentes del CTA, entre ellos Carlos Sepúlveda, y de ATE, Maximiliano Albarracín.

Los desocupados aseguraron que no pedían plata adelantada sino puestos laborales en forma inmediata, en tanto volvían a chequear su padrón de 123 integrantes en una oficina y el intendente y su gabinete deliberaban en el despacho principal.

Cuando llegó la hora de la reunión conjunta se supo el ofrecimiento al cual podía llegar el municipio. Según Albarracín, el secretario general local de ATE, se les planteaba la posibilidad de aceptar 70 puestos de trabajo en el Hospital, en las nuevas instalaciones del Hogar de Ancianos (aún no inaugurado) y otras instituciones comunitarias, para lo cual se podían armar en forma inmediata algunas cooperativas de trabajo.

El resto, debía esperar algunos días más, hasta que se pusiera en marcha el programa de obras públicas anunciado recientemente.

Los referentes de los desocupados volvieron a la ruta, donde hasta el cierre de esta edición se realizaba una extensa asamblea para decidir si se aceptaba la propuesta municipal, pero en ese ámbito había posiciones encontradas. Y, de acuerdo al último informe que suministrara el dirigente Rodríguez, las negociaciones continuaban trabadas.

Comentá la nota