Los caleros chicos ya trabajan en la limpieza del basural

Ayer, las máquinas hacían el zanjeo y la semana que viene 95 obreros comenzarán otras tareas.
En un predio de casi 30 hectáreas sobre la ruta 153 camino a Los Berros, en Sarmiento, rodeados de residuos y escombros, los caleros chicos sonríen y no es para menos: sus camiones y máquinas ya trabajan en el programa de saneamiento que les dará ingresos por unos 6 meses a unos 34 caleros y a 95 obreros que estaban parados por falta de actividad en sus pequeñas empresas.

Esos mineros están abocados ahora a hacer desaparecer el basural del departamento utilizando los desechos de cal de sus empresas, que servirán para degradar la basura.

Esta solución llegó después de que este grupo cortara la ruta 153 -a mediados de diciembre último- para reclamar por trabajo: Unas 34 caleras chicas pararon su producción y reclamaron respuestas oficiales al gobierno.

Estos años estuvieron vendiendo su producción a las grandes caleras exportadores pero como consecuencia de la crisis financiera mundial, a partir de octubre, éstas grandes firmas contrajeron sus ventas, comenzaron a manejarse sólo con sus producciones propias y dejaron de comprar cal a granel a las chicas.

El gobierno intervino y se firmó un convenio entre la Secretaría de Minería, de Medio Ambiente, el Municipio de Sarmiento y la cooperativa de caleros, con el que se logró un triple propósito: Primero, dar trabajo e ingresos a los caleros chicos y a sus obreros; segundo, realizar el saneamiento de los residuos de cal de Los Berros, tarea que nunca se había realizado antes; y tercero, lograr la limpieza del vertedero municipal, donde van a parar los residuos que recoge el municipio y los que tiran a diario los mismos sarmientinos.

"Hoy el ánimo de la gente ya cambió, este será un laburo terrible, pero estamos seguros que lo haremos bien", dijo Juan Mir, presidente de la Cooperativa Calera Minera Los Berros.

El intendente departamental, Alberto Hensel, destacó la sensibilidad social del gobernador Gioja quien ordenó adelantar $200.000 de fondos provinciales para poner a trabajar a la gente lo antes posible, ya que el grueso del saneamiento se realizará con fondos nacionales.

La semana que viene comenzarán a trabajar los obreros, los mismos que antes trabajaban en las caleras hoy paradas. Sólo falta el OK del municipio para la contratación del seguro de cada trabajador. Ellos ganarán unos $1.000 al mes, mientras que los caleros chicos cobrarán por los residuos de cal de sus procesos y por el uso de sus camiones y maquinarias, $70 más IVA por hora en el caso de los camiones y $170 más IVA por hora para las máquinas.

Las tareas

Ayer, dos palas cargadoras realizaban dos zanjas de 70 metros de largo, 4 de ancho y 3 metros de profundidad, allí se harán los enterramientos de una parte de la basura dispersada en las 30 hectáreas del predio. La tierra, virgen y de excelente calidad para cultivos, que sacaban de esos enormes pozos se usaba para hacer bordos que impedirán el acceso al predio desde cualquier parte, y sólo quedará una entrada al basural. Los pozos albergarán capas de basura y cal; también los efluentes cloacales de las zonas urbanas.

En el vertedero también se harán zonificaciones, se separarán los residuos más durables, sobre todo los neumáticos y pilas; los escombros y los orgánicos por separado.

Gran parte de la recolección de los residuos desperdigada en el basural, se realizará a mano, ya que se deberá preservar la flora del lugar, como la zampa, el jume y espinillas.

En las tareas de control del proyecto de saneamiento participan la Secretaría de Minería, de Medio Ambiente y el Municipio de Sarmiento.

Carlos Kumel, calero y miembro de la cooperativa, dijo que en la zona hay un gran problema cultural, ya que la gente está acostumbrada a tirar la basura a la orilla de la ruta, al menos en esa zona del basural.

Por eso, según explicó Hensel, el proyecto incluye la colocación de una garita de control en el acceso al predio, para cuidar que no se tiren residuos en cualquier parte.

Comentá la nota