Un cálculo que trajo tristeza y alegría

Un cálculo que trajo tristeza y alegría

La Provincia emitió la actualización del Coeficiente Unico de Distribución, que fija cuánto dinero de la coparticipación reciben los municipios bonaerenses. Perdedores y ganadores salieron a protestar o sacar pecho, según corresponda

Para que alguien gane tiene que haber otro que pierda. La actualización del cálculo mediante el cual la Provincia define el dinero que coparticipará en 2018 a los 135 municipios bonaerenses trajo caras largas y otras sonrientes. 

En efecto, el Coeficiente Unico de Distribución (CUD) para este año modificó sustancialmente al del 2017. General Pinto, Suipacha, Florencio Varela, Luján y Salto fueron los distritos que más porcentaje perdieron, y sus intendentes, afectados, salieron a zapatear.

“Nuestra caída responde a una menor actividad en el área de salud, específicamente el ítem hospital. Crecimos y me-joramos en atención primaria, pero eso no garpa”, dijo, en diálogo con La Tecla, el mandamás de General Pinto, Alexis Guerrera. El distrito que conduce el massista lidera el ranking de los más perjudicados por los nuevos valores, correspondientes con una pérdida del 8,85% de recursos respecto de 2017.

En el mismo sentido, el secretario de Salud pintense, Bruno Fiorini, se refirió a la baja en la internación en hospitales que determinó dicha merma. “Se premia a la población enferma y no a la sana”, apuntó.

“Es cierto que bajamos la recepción al hospital por problemas con PAMI y, también, por conflictos de los pacientes con las obras sociales; pero creemos que la prevención es el camino a seguir, a pesar de que nos lleguen menos fondos”, añadió.

A General Pinto lo sigue Suipacha. El intendente de Cambiemos, Alejandro Federico, sufrió una merma del 8,78% con relación al CUD del año anterior, pero el jefe comunal prefirió ocultar la bronca y exhibir mesura. 

“En realidad, no me siento perjudicado, porque nosotros hemos hecho una tarea grande en el primer año de nuestra gestión, que recibimos un CUD demasiado bajo”, refirió Federico. En efecto, si se retrocede en un período anterior para comparar los coeficientes que esa comuna logró alcanzar, con respecto al 2016, el cálculo del 2017 se incrementó en un 21%. Esa diferencia obtenida el año pasado tranquiliza a la gestión local. No obstante, el alcalde suipachense reconoció que “hubo falencias en la recolección de estadísticas”, pero llamó a ajustar las tuercas: “Debemos facturarles mejor a las obras sociales”.

Otro de los grandes perdedores fue Florencio Varela. El intendente local, Andres Watson, se quejó por la baja en un 8,56% del CUD y aseveró que la Provincia calculó mal con su distrito. Por tal 

motivo, la secretaria de Hacienda local, Gisella Primus, ya mantuvo un encuentro con funcionarios del Ministerio de Economía, para que revean el cálculo. “Todavía no tenemos una respuesta formal”, señaló Watson a La Tecla a la hora de dar una respuesta sobre el avance de las tratativas.

Salto es el quinto distrito más perjudicado. Su jefe comunal, Ricardo Alessandro (FpV), también habló al respecto: “Nosotros hemos trabajado como teníamos que trabajar, dedicamos mayor esfuerzo a la atención primaria y hemos quedado con menos camas calientes que el año pasado. Quizá hemos fallado en la parte de generar estadística, pero también es cierto que la atención primaria funciona bien”. En ese sentido, Alessandro atribuyó esa merma de puntos a la multiplicidad de opciones para la prestación sanitaria. “Tengo un hospital y siete salas de atención primaria. Es una estructura que me ayuda mucho a repartir la atención”, aseveró el intendente. 

En sintonía con la baja en el porcentaje, el saltense pidió que se rea-licen retoques en los cálculos y se contemplen nuevas categorías. 

“La Provincia tiene que considerar que Salto debe ser premiado por haber cumplido con todas las pautas que nos han pedido desde el Ejecutivo provincial. Hicimos mucho esfuerzo para lograr un equilibrio fiscal, y esto debería formar parte de una nueva categoría de un futuro cálculo que premie también a aquellos municipios que tengan las cuentas ordenadas”, completó Alessandro.

Pero no todas son pálidas. El cálculo del CUD 2018 también arrojó ganadores. Los intendentes que pusieron una sonrisa de oreja a oreja sacaron pecho. El primero de la fila fue el mandatario de Escobar, Ariel Sujarchuk. Su municipio incrementó en un auspicioso 22,12% la coparticipación, y el intendente filokirchnerista lo hizo saber. “Este logro no es producto de la casualidad ni de los discursos. Es el resultado de profesionalizar la gestión, de hacer bien nuestra tarea y gestionar con responsabilidad los recursos del municipio, llegando a un récord que nunca se alcanzó en 58 años de historia”, subrayó.

Mercedes, otro de los grandes distritos beneficiados, con una suba que superó los 9 puntos porcentuales, también celebró la noticia. El timonel del Ejecutivo, Juan Ignacio Ustarroz (FpV), dio a conocer la buena nueva a través de una conferencia de prensa. “El componente salud aumentó un 191 por ciento interanual del 2016 al 2017, lo cual es algo enorme”, puntualizó. En Carlos Casares, la coparticipación para este año subió un 8,13%. Al respecto, el al-calde, Walter Torchio, señaló: “En general, lo que hicimos bien fue prestar mucha más atención a las estadísticas”. 

Abajo del podio de ganadores y el ranking de perdedores, las alegrías y las tristezas duran un suspiro. Alertados por un proyecto que avanza en silencio dentro del Ministerio de Economía bonaerense y que tiene como objetivo modificar el CUD, los mandatarios comunales alzan 

la guardia. El monto a coparticipar por parte de la Provincia es uno solo, con lo cual, otorgar más ingresos a un municipio significa sacarle a otro, y la matriz que guía este juego es presupuestaria. Como es de suponer, ningún intendente va a querer perder plata.

Coment� la nota