Calculan que la crisis industrial textil seguirá hasta abril o mayo.

Lo adelantó este martes el subsecretario de Trabajo local, Nicolás Maza. Fue luego que la empresa Hilados suspendió por 14 y 49 días a los operarios de sus dos plantas industriales. Por eso, buscan gestionarles subsidios nacionales ya que cada trabajador pierde hasta el 60 por ciento de su salario mensual.
La crisis en la industria textil en el país y en la provincia se hará sentir con dramatismo hasta mitad de año, por lo menos. Así lo estimó este martes el subsecretario de trabajo, Nicolás Maza, tras evaluar la decisión de la firma Hilados de suspender a cientos de operarios de las dos plantas que tiene en la capital riojana, por 14 y 49 días, según el caso.

En el caso de Hilados 1, la suspensión será por el lapso de dos semanas, en tanto que en Hilados 2, la suspensión se mantendrá hasta el 26 de febrero, reconoció Maza.

“La planta ya venía con dificultades por la acumulación de stock”, justificó el funcionario sobre la medida tomada y que la empresa adjudica a los problemas de comercialización, el freno a las exportaciones por la crisis global y el ingreso de importaciones a precios que derrumban la competitividad de la industria nacional.

“Realizamos una reunión con el delegado del Ministerio de Trabajo de la Nación en La Rioja, Alfredo Céliz Mercado, para que la Nación colabore con una ayuda económica”, un subsidio para los empleados suspendidos, que sufren una quita promedio del 60 por ciento de sus haberes durante la suspensión.

“Tenemos la esperanza de que la situación se revierta en abril y mayo”, calculó el titular de la cartera laboral, advirtiendo que el primer semestre del año será muy complejo para las industrias textiles de todo el país y, especialmente de La Rioja, donde dan trabajo a mas de 4 mil operarios.

Comentá la nota