Calculan que la coparticipación de la soja no cubre, ni siquiera, la caída de la recaudación

“Serían unos cuatro millones de pesos, que ni siquiera cubrirían los seis que estamos perdiendo por la caída de la recaudación” disparó, ayer, el jefe de Gabinete Carlos Fernández.
El gobierno del intendente Miguel Lunghi se sumó ayer a la polémica por el anuncio de la coparticipación de las retenciones a la exportación de soja, al estimar que el fondo en cuestión no alcanzaría, ni siquiera, a cubrir lo que el Municipio está perdiendo en materia de recaudación impositiva.

El decreto que establece la coparticipación del 30% de lo que el Estado nacional recaude por las retenciones a la soja, fue publicado ayer en el Boletín Oficial, apenas horas después del anuncio de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Estrictamente, la norma crea un “Fondo Solidario” integrado por el 30% del total de lo efectivamente recaudado en concepto de “derechos de exportación” (retenciones) a la soja y sus derivados.

El texto resalta que esos derechos de exportación son exclusivos del Gobierno nacional y que éste los cede parcialmente para “reforzar los presupuestos” de provincias y municipios ante una situación “excepcional” de crisis “de inusitadas características” en la que “nada han tenido que ver los países emergentes” como la Argentina.

Para poder recibir los fondos, que se distribuirán según los porcentajes actuales de coparticipación de impuestos, las provincias deberán adherir expresamente al fondo solidario y comprometerse, a su vez, a redistribuir el 30% de lo que perciban a los municipios.

Según establece el decreto, los fondos -que el Banco Nación distribuirá diariamente y de forma automática- sólo podrán usarse para obras de infraestructura, con una prohibición expresa de que se destinen al “financiamiento de gastos corrientes”.

En el Municipio de Tandil rápidamente sacaron los números y ayer su jefe de Gabinete Carlos Fernández estimó que “apenas serían cuatro millones, que ni siquiera cubrirían los seis que se están perdiendo por la caída de la recaudación, siempre en el caso de que se produzca”.

Sucede que los gobiernos provinciales y municipales, más los que están en manos de la oposición, perciben que este último anuncio “aumentó aún más la tensión y puso a los productores nuevamente sobre las rutas”, más allá de las estimaciones financieras que se puedan trazar a raíz de la modificación.

Tómbola entre provincias

Las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Chaco y Entre Ríos serán, en ese orden, las que más dinero reciban con la medida anunciada ayer por la presidenta Cristina Kirchner. Sucede que el reparto del fondo solidario que se creará con las retenciones a la exportación de soja no se repartirá en forma discrecional, sino según los coeficientes ya establecidos por la ley de coparticipación federal de impuestos.

Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Santiago y Chaco aportan el 92% de la recaudación sojera. En cambio, percibirán un poco más de la mitad (52%) del nuevo fondo.

Por ejemplo, el distrito de Daniel Scioli recibirá este año alrededor de $ 5.928 millones, según cálculos del economista Nadín Argañaraz, del Instituto de Análisis Fiscal, al tiempo que se percibirán 1.408 millones, según se puede estimar a partir del coeficiente de participación (21,6%) y la previsión de recaudación que ayer formuló Cristina Kirchner ($ 21.733 millones). A su vez, Scioli se podrá quedar con 985,8 millones y deberá entregar 422,5 millones a los municipios.

Críticas desde varios

municipios opositores

A tono con las críticas del gobierno del radicalismo tandilense, el intendente de Junín, Mario Meoni, señaló que “esta medida es parte de lo que veníamos reclamando desde hace mucho tiempo pero no resuelve ningún problema. Muchas veces, tanto en los medios locales como en los medios de comunicación nacionales, a partir de declaraciones o notas de opinión propuse la descentralización de los fondos hacia los municipios, pero no de esta manera, que busca dividir a la población urbana con los productores rurales”.

Meoni también aclaró que “esta medida no soluciona los problemas productivos del sector agropecuario y tampoco soluciona los problemas de infraestructura de las ciudades. El dinero que puede llegar a Junín en concepto de coparticipación de la forma que está planteado es mínimo en comparación con el dinero que aportan los productores en materia de retenciones”.

El cálculo de Carbap

Según los cálculos de Carbap, la provincia de Buenos Aires representa el 25% de la soja del país, lo que significará en dinero la suma de 375 millones de dólares para la administración de Daniel Scioli con la nueva coparticipación.

De ese monto, el 30% será destinado a los 134 municipios que tiene la Provincia. Sin embargo, desde Carbap aseguran que con el proyecto que fue presentado en el Congreso, y que este jueves no pudo ser tratado por falta de quórum, doblaría la suma para el Gobierno bonaerense.

Comentá la nota