Calculan que arrojarán unas 1.000 toneladas de chatarra en Tartagal.

Todos los vecinos colaboraron para que la jornada sea exitosa. Sólo ayer se recogieron 500 toneladas de cacharros.
El trabajo de los voluntarios continuará por dos días más. Los residuos serán enviados a Altos Hornos Zapla.

Los ciudadanos de Tartagal demostraron que están dispuestos a dar dura batalla en la lucha contra el dengue.

Ayer se cumplió el primer día de la campaña para sacar la chatarra de las viviendas, con el fin de evitar la proliferación del mosquito que provoca el mal endémico.

Hasta las 7 de la tarde de ayer 380 camiones ya habían recogido 500 toneladas de basura de todo tipo, a pesar de que en el radio centrico todavía no habían circulado los voluntarios recogiendo los desechos.

Sin actividad

Pese a la medida dispuesta por el Ministerio de Educación de dictar normalmente las clases, el ausentismo a los colegios y escuelas fue casi total. De acuerdo a un relevamiento realizado en distintos establecimientos de la ciudad norteña, el ausentismo en las aulas fue de casi el 90 por ciento.

También se sumaron a la jornada comercios y empresas, que cerraron sus puertas.

En las primeras doce horas y con autorización del juzgado de turno, se ingresó a unas 7 propiedades. En algunas se hizo fumigación y limpieza y en otras deschatarrado. En tanto, se les otorgó 48 horas a otros 20 propietarios para que limpien los predios que están repletos de chatarras y que son el ambiente propicio para las larvas del mosquito transmisor.

Las actuaciones estuvieron a cargo de la jueza de turno Azucena Vázquez que junto al personal policial realizaron las actuaciones en cada uno de los predios en los que se ingresó a limpiar y fumigar.

Los voluntarios

Unos 150 policías estuvieron abocados al operativo de seguridad. El jefe de la Comisaría 42, Emilio Albornoz, explicó que "no se produjeron incidentes de ningún tipo, salvo algunas personas de escasos recursos, que intentaban recoger alguna chatarra que la gente sacaba de las viviendas. Los vecinos de Tartagal participaron en una forma ejemplar", manifestó el uniformado.

Por su parte, el bioquímico Jorge Restom, a cargo de la zona céntrica de la ciudad, consideró que la actitud de los pobladores de Tartagal fue "excepcional y ejemplar. A las 7 de la mañana teníamos 50 personas encargadas de organizar la limpieza en cada manzana. La gente ya había limpiado sus viviendas y comenzó a sacar la chatarra a la vereda. La respuesta de la población superó todo lo previsto", manifestó el profesional.

Dos días más

Cerca de las 20, cuando ya se habían cumplido doce horas de una ardua limpieza y descacharrado, aún quedaban, según estimaciones de los organizadores del programa, un 50 por ciento de chatarra por recoger.

"La idea es que durante la noche los camiones recojan lo que quedó de chatarra en las calles céntricas, sobre todo en Alberdi y San Martín porque mañana (por hoy) la actividad tiene que ser normal en todo ese sector de la ciudad. De todas maneras, la recolección se seguirá realizando por el tiempo que sea necesario porque la respuesta superó todo lo que teníamos previsto. Creemos que necesitamos dos días más para sacar toda la chatarra de la ciudad", dijo el intendente de Tartagal, Sergio Napoleón Leavy, antes de dar por finalizada la primera jornada de limpieza.

Compromiso social

Vale destacar la actitud de las empresas que operan en la zona, ya que colaboraron en gran parte para que la jornada de ayer fuera un verdadero éxito.

Las compañías aportaron el combustible para que los camiones que deben transportar los desechos desde las casas con destino al basural puedan operar con normalidad. También colaboraron entregando guantes y barbijos a los voluntarios del escuadrón de limpieza.

Con destino a Altos Hornos Zapla

La totalidad de la chatarra que se recoja de Tartagal (se estima que superará las 1.000 toneladas) será trasladada hacia la localidad de Altos Hornos Zapla.

"La empresa, a cambio de la chatarra, nos entregará una especie de ripio que será destinado a las calles que necesiten mejoras. Creemos que la empresa jujeña tendrá que mandar unos 50 camiones porque lo que se ha recogido es una cantidad impresionante", señaló el intendente Leavy.

El traslado de los restos de metal se hará una vez que los 100 operarios que trabajan en el basural hagan la separación de chatarra, vidrios y cartones, porque sólo lo primero irá hacia Altos Hornos", sentenció el jefe comunal.

Seguirá hoy

La campaña de limpieza y deschatarrado continuará hoy y mañana, por lo que desde la intendencia se solicitó a los ciudadanos a los que todavía no les hayan retirado los restos que se preparen para recibir la visita de los voluntarios.

Comentá la nota