El Calafate: boom económico con beneficiarios políticos

El Calafate: boom económico con beneficiarios políticos
Funcionarios y allegados K ganaron con la suba de precios inmobiliarios.
Los funcionarios que hace cinco o seis años --como el secretario de la Presidenta, Fabián Gutiérrez-- lograron comprar terrenos a precios ínfimos en El Calafate, el refugio del matrimonio Kirchner, sin duda, hicieron un muy buen negocio. Esa "oportunidad" para invertir en ladrillos se dio gracias a un loteo de tierras fiscales que se hizo durante la gestión del ex intendente del lugar Néstor Méndez, del que se beneficiaron muchos funcionarios y allegados al kirchnerismo.

Hoy, no podrían replicar esa "ganga" inmobiliaria. La oferta de terrenos en venta en ese paradisíaco rincón de la Patagonia dista mucho de los US$ 2,50 que pagó el funcionario en diciembre del 2004. Actualmente, los valores, en la misma zona, oscilan entre 25 y 40 dólares el metro cuadrado; similar a otras tierras alejadas de la ciudad. Mientras que, en pleno centro o en lugares más exclusivos, el precio puede trepar hasta los 450 dólares.

De acuerdo con la oferta de terrenos publicados en la zona, por ejemplo, una superficie de 375 metros cuadrado, en una buena ubicación y "con todos los servicios", cuesta a razón de 42 dólares el m2. Otro terreno, en la zona del Aeropuerto Viejo (donde el secretario presidencial pagó, en diciembre de 2004, sólo $ 10.995 por un terreno de 1.466 metros cuadrados (a razón de $ 7,5 el m2, es decir, US$ 2,50 según el tipo cambio en esa fecha), hoy puede costar unos 24 dólares, y es considerado una "muy buena oportunidad".

"También, existen tierras más económicas. Son los barrios de la gente residente que trabaja como empleados de comercios, por ejemplo, donde hay lotes de 500 m2 a un costo de US$ 10 el m2", contó Daniel Fernández, propietario de una inmobiliaria en El Calafate y que también abarca las zonas de El Chaltén, Río Gallegos y Río Turbio. Con todo, los precios bajaron en el último año, por lo menos un 20%, debido a la merma de la actividad, por la crisis, aseguran los empresarios. Y también porque la zona "está sobreofertada", es decir tiene muchas propiedades que se incorporaron al mercado frente a una demanda que es más acotada, explicó Carlos Manuelides, con inmobiliaria en Río Gallegos.

Parte de esa mayor oferta provino de habitantes de esa ciudad que decidieron construir en Calafate y también, de otros terrenos que se sumaron porque algunas estancias hicieron loteos privados. Como consecuencia de esto, la oferta inmobiliaria en la zona creció un 100%, estimó el empresario.

Otros sitios aledaños, como Hipólito Yrigoyen (donde Gutiérrez compró en 2003 un lote de 448 metros cuadrados a sólo 513 pesos) y Los Antiguos, fueron creciendo también, a partir del boom de El Calafate. Un fenómeno económico con grandes réditos en el ambiente político.

Comentá la nota