La cajita feliz.

B NACIONAL / RAFAELA 2 - INDEP´TE (M) 0: Atlético no podía con La Lepra, que sufrió dos expulsiones. Sin embargo, los pibes Fontanini y Zampedri pidieron la Promo. Hoy la jugarían ante Gimnasia La Plata.
El combo se fue armando de a poco, aunque Atlético no podía comprarlo. Al principio lo miraba de afuera, ahí estaba el sueño a precio de Promoción. Parecía que no se iba a animar a entrar. Lo empujaron las noticias que llegaban de otras canchas. Y, cuando estaba sentado en la mesa y sin saber cómo servirse del plato, aparecieron los más hambrientos. Sí, los pibes abrieron la cajita feliz y se armó la fiesta, con todo el cotillón celeste y blanco, apropiado para un Día de la Bandera...

Este Atlético que quiere volver a Primera le debe mucho a su cantera. Ayer los pibes volvieron a pagar. Fabricio Fontanini, nacido y criado en la Crema, 19 años, venía siendo suplente de Diego Menghi. Pero el ex Racing se cayó por un estado gripal. Fontanini se enteró a última hora de la noche que iba a jugar el partido top de su vida. A los 43 minutos del segundo tiempo, cuando Atlético era todo tensión, empujó al gol un centro de Gil para pegarle la primera dentellada al combo de la alegría cremosa. Un rato antes del 1-0 había entrado Fernando Zampedri para hacer dupla con Jonathan López en el ataque. Los dos son de Chajarí, Entre Ríos. López fue el goleador de Atlético en el torneo y Zampedri nunca desaprovechó los minutos que le dieron. Como ayer, cuando clavó la estocada definitiva.

La mesa servida. Atlético llegó quinto a la última fecha de la B Nacional. Necesitaba ganar y esperar una derrota de Belgrano o que Defensa le sacara, al menos, un empate a Instituto para entrar en Promoción. Arrancó convirtiendo al Mono Guirado en figura, pero la Lepra manejaba bien la pelota y complicaba con Caballero. Llegaron las buenas noticias desde Floresta y Varela. Más aún, Gómez se hizo expulsar y la Crema quedó con uno más en el primer tiempo. Pero, en el segundo, Juárez quedó en el vestuario y Atlético perdió su brújula, sobrevoló la sombra de las peores frustraciones. Solís también vio la roja y el local quedó 11 contra los nueve rivales y sus nervios. Hasta que los chicos exigieron su cajita feliz. Y la Promo se quedó en Santa Fe.

Comentá la nota