Cajas vacías y una foto equivocada

"La plata iba a llegar esta semana, pero Schiaretti se sacó el lunes la foto con Cobos y el kirchnerismo explotó". Con esa frase, un conocedor de las idas y vueltas del gobernador con el poder central, explicó por qué la administración central demoró el envío de fondos que pusieron a la Provincia al borde del descalabro financiero.

Ayer, luego de cuatro días de tensiones, el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, le comunicó a las 14.30 al ministro Elettore que en las próximas horas le girará 120 millones. El Gobierno respiró aliviado.

Pero, ¿cuál es la situación real de las cuentas de la Provincia, que –espasmódicamente– cada tanto amaga con postergar pagos y con la emisión de un "bono" (cuasimoneda) para empleados y proveedores? ¿No habían repetido Juan Schiaretti y Ángel Elettore hace semanas que carecían de apremios financieros y el cronograma de pagos sería normal, al menos hasta fin de año?

Hubo tres factores que contribuyeron a vaciar las cajas provinciales de un modo imprevisto hace dos meses. Primero, la recaudación nacional cayó por la menor actividad y el "efecto gripe A". Si en vez de crecer al 15 por ciento, como se preveía, lo hace al ocho por ciento, Córdoba "perdería" este año 560 millones. Ese faltante se cubriría con la emisión del título provincial. Segundo, si la Nación no le enviaba antes del lunes las tres cuotas del PAF (180 millones) y las del déficit de la Caja de Jubilaciones (176,1 millones) –en total 356,1 millones– la Provincia se quedaría sin un mes de pago a estatales.

Tercero, los reclamos de docentes y empleados públicos son una bomba de tiempo. Aunque legítimos, provocarán otra fuerte suba del déficit de la Caja.

La sangre no llegó al río, pero deja enseñanzas: aun debilitados políticamente, los Kirchner son un poderoso enemigo financiero para Schiaretti (todavía deben enviarle 866,5 millones), quien, a su vez, adeuda una explicación sobre cuál es el cuadro real de las cuentas.

Comentá la nota