Las cajas oficiales aportan para maquillar el déficit

Sin la ayuda del Central y la ANSeS, los números de julio habrían sido rojos.
En julio, tras el pago de intereses de la deuda, las cuentas del sector público finalizaron con un rojo de $ 570 millones. Pero si se excluye a la Seguridad Social, que tuvo números positivos, el déficit propio del Tesoro Nacional trepó a $ 2.289 millones, y esto a pesar que el Estado recibió aportes por 728 millones de pesos por las ganancias obtenidas por el Banco Central.

Con las cifras de julio, en los primeros siete meses de 2009, luego del pago de los intereses y computando $ 4.000 millones de ganancias del Banco Central, el Tesoro -sumando organismos descentralizados y recursos específicos¿ quedó con un déficit de $ 6.690 millones financiados también en gran medida por la Seguridad Social. Y eso fue posible por los nuevos ingresos que computa la ANSeS, tras la eliminación de las AFJP.

Así, sin acceso al crédito, sigue creciendo la necesidad del Tesoro de financiarse en el resto del sector público, y en especial en la ANSeS y el Banco Central. Las vías son la colocación de Letras, de Bonos y mayores "adelantos transitorios".

El año pasado, para la misma fecha, los números eran otros: el Tesoro podía pagar los intereses y le quedaba un remanente para amortizar una parte de los vencimientos de la deuda, aunque el endeudamiento seguía creciendo porque una serie de gastos corrientes, intereses y ajustes, como el del CER o la depreciación del peso, no se registran por la Caja pero se siguen sumando a la deuda o se contraían nuevas deudas a tasas más altas.

La nueva situación se explica por la fuerte desaceleración de los ingresos que, por la menor actividad y la baja de los precios internacionales, aumentaron sólo el 12,3%, mientras los gastos primarios ¿más inflexibles, como los sueldos de los empleados públicos o las jubilaciones y pensiones¿ se expandieron el 30,6%.

A eso se suman el pago de los intereses que demandaron un 33,2% más. También el achique de los ingresos nacionales se deben a que este año el Gobierno está distribuyendo en las Provincias el 30% del "Fondo Solidario de la soja".

Que el déficit del Tesoro pueda cubrirse con fondos de organismos públicos le facilita al Estado el financiamiento, pero al mismo tiempo hay interrogantes sobre la solvencia futura de la Seguridad Social para seguir renovando y/o incrementando sus préstamos al Tesoro. Y esto porque el superávit de la ANSeS se está desacelerando, el gasto vuelve a aumentar a partir de septiembre por la movilidad del 7,34% y está aumentando el número de jubilados por los aportantes transferidos de las AFJP.

La Fundación Mediterránea ahora estima que la ANSeS podría finalizar el 2009 con un excedente de $ 8.000 millones, aclarando que, "sin los ingresos derivados de la estatización de las AFJP (alrededor de $13.000 millones anuales), el superávit se convertiría en un déficit de aproximadamente $5.000 millones".

Comentá la nota