Caja: Schiaretti culpó a De la Sota por el déficit

Dijo que fueron las medidas impulsadas por el ex gobernador las que convirtieron al sistema previsional provincial en un “agujero negro”. Criticó indirectamente el revalúo inmobiliario municipal y le reclamó a la Nación que cumpla con las leyes.
Por primera vez el gobernador Juan Schiaretti responsabilizó, en público, al ex mandatario provincial, José Manuel de la Sota, por el déficit de la Caja de Jubilaciones. El almuerzo de cierre del ciclo 2008 de la Fundación Mediterránea fue el escenario elegido por Schiaretti para descargar culpas contra su antecesor. Al destacar el convenio firmado recientemente con la Nación para normalizar la situación financiera de la Caja de Jubilaciones, aseguró que de esta manera se termina con el “agujero negro” en el que se transformó el sistema previsional provincial “durante años”.

Para que no quedaran dudas sobre quién fue el responsable de la debacle, Schiaretti detalló las excepciones avaladas por las anteriores administraciones, entre ellas la de De la Sota, que contribuyeron a incrementar el “exponencial déficit” de la Caja de Jubilaciones de Córdoba. El mandatario mencionó por ejemplo las jubilaciones anticipadas, la posibilidad de jubilarse con tan sólo dos o tres años de aportes, consiguiendo certificados de aportes ad honorem o certificando aportes a otros sistemas previsionales, y también el poder jubilarse con porcentajes superiores al 82 por ciento de los salarios de los trabajadores en actividad.

“Era necesario poner un coto a esta situación para frenar el déficit de la Caja. Hay que terminar con el agujero negro que significó el déficit del sistema previsional durante muchos años”, asintió el gobernador.

Pero ese no fue el único pase de facturas de Schiaretti a su ex compañero de ruta. También criticó el desfinanciamiento de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC). En un ataque de sinceridad -y también de falta de memoria- dijo que los cortes de luz de los últimos días se debían a “la falta de inversión y planificación” en las últimas décadas, contradiciendo lo que había manifestado tiempo atrás, durante la campaña por la gobernación. En aquella oportunidad, Schiaretti aseguró que la EPEC invirtió desde 2003 a 2006 unos «160 millones de pesos».

Ayer el gobernador dijo que la culpa no era el calor ni el aumento de la demanda, sino el deterioro de los cables que “tienen cuarenta años”.

El gobernador también marcó distancia con el gobierno nacional al que le reclamó que cumpla con el convenio de Armonización Previsional, a partir del cual la Nación se comprometió a financiar el déficit de las Cajas de Jubilaciones no transferidas; y la Ley de Responsabilidad Fiscal que obliga a la Nación a refinanciar parte de los vencimientos de la deuda provincial.

“No le pedimos que nos haga ningún favor, sino que cumpla con la ley”, sentenció Schiaretti ante los empresarios y funcionarios que participaron del almuerzo.

El intendente Daniel Giacomino tampoco quedó afuera de las críticas del gobernador. Al justificar por qué la Provincia no revaluará los inmuebles como una medida de apaciguar el impacto de la crisis financiera internacional, indirectamente cuestionó la decisión del jefe comunal de impulsar un revalúo del Impuesto Inmobiliario.

“En un momento de crisis como el que vivimos es importante cuidar a la gente y esto significa no aumentar el Impuesto Inmobiliario”, sostuvo el mandatario.

Diferencias en el PJ

Las declaraciones del gobernador no hacen otra cosa que confirmar las diferencias, cada vez más evidentes, del mandatario con su antecesor. Hace tiempo que en el seno del PJ cordobés se teje una interna que enfrenta a schiarettistas con delasotistas, en una batalla con final abierto. El distanciamiento se evidencia entre los legisladores de Unión Por Córdoba y también en el Congreso nacional, donde los diputados nacionales delasotistas Jorge Montoya y Beatriz Halak renunciaron al bloque Frente para la Victoria-PJ para sumarse al espacio que conduce el ahora opositor Felipe Solá.

Además de rencillas pasadas, en el centro de la escena se encuentra la relación con el gobierno nacional. De manera similar a lo que sucede en la pelea entre el intendente Daniel Giacomino y el líder del Frente Cívico, Luis Juez, la buena sintonía con el matrimonio Kirchner separa a Schiaretti de De la Sota, aun cuando éste último manifestó que se mantendrá al margen de la política electiva hasta 2011.

Comentá la nota