La caída en las ventas condiciona fuertemente a las agroindustrias

Según Luis Dadomo, presidente de Metalfor Araus, empresa que emplea a 530 personas, “esto no tiene mucha salida si se mantiene tres meses así. La salida va a ser el cierre de la fábrica”
Dos mil ocho seguramente permanecerá en el recuerdo de todos los sectores que abastecen al campo.

Luego de varios años de franco crecimiento, los fabricantes de maquinaria agrícola terminan con el sabor amargo que dejan las caídas. Las ventas bajaron drásticamente, de la mano de la menor rentabilidad agropecuaria –potenciado en los últimos meses por el derrumbe de los precios de las commodities- y de un elemento extraeconómico pero determinante al momento de las decisiones: el ánimo del productor.

El panorama no es alentador. Y hablando con Luis Dadomo, presidente de Metalfor, agroindustria ubicada en Marcos Juárez, esa sensación se refleja. No se trata de cualquier fábrica, sino de una que cuenta con una planta en Brasil, que emplea a 530 personas en total y que produce 1.200 máquinas por año, cuyos costos van desde U$S1.000 hasta U$S80.000.

La firma incursiona con éxito desde hace varios años en los mercados externos, con presencia en distintos países, como Rusia, Kazajstán, Venezuela, Uruguay, Bolivia y Perú, entre otros.

Por lo tanto, Dadomo puede aportar una mirada amplia sobre el panorama actual del sector.

Al industrial se lo escucha preocupado. Asegura que en la actualidad vende 10 máquinas por mes cuando el punto de equilibrio son 35; dice que por ahora no le ve salida a la situación y varias veces durante la entrevista mostró su desazón por la falta de unión de los argentinos y el cortoplacismo de las políticas gubernamentales.

“Nosotros venimos de cinco años atípicos porque de tantas cosas mal hechas en los últimos cincuenta años, en estos toda la industria, no solamente la vinculada al agro, creció. Lamentablemente, comienza la confrontación gobierno - campo el 10 de marzo, con una medida que fue profundamente resistida por el sector. Y empezó la discusión. Lo peor de todo es que no hemos sabido volver en los primeros cinco o seis días al diálogo y lo que logramos fueron casi 6 meses de confrontaciones, que aún siguen. Se ha creado un clima de tensión entre el sector que más divisas aporta a la república, que es el campo, con la gente que administra esas divisas, que es el gobierno nacional”, empezó diciendo Dadomo.

A esa situación conocida se suma la crisis internacional que “nos agarra desunidos y por eso nos va a perjudicar aún más. Hubiera sido mejor que nos encontrara más organizados, para que todos pudieran tener continuidad”.

- Y además está el desánimo evidente del productor.

- Está ofendido y desgastado en su relación con el gobierno. Hay desesperanza e incertidumbre. Los bancos están cobrando prácticamente el 30 por ciento de interés anual en pesos; eso es usura. La persona que toma créditos a más del 12 por ciento no lo puede pagar. Todo descontrolado gracias al desencuentro que empezó el 10 de marzo. Es la actitud natural del pueblo argentino, que en vez de entrelazar los brazos y marchar codo a cado para hacer un país para todos, trabajamos con la mirada corta, el éxito rápido, el desencuentro.

- Es la historia Argentina.

- Trabajamos para el lapso que dura un período de gobierno, cuatro años; no miramos nunca un país a 16 años. Pasar de la euforia a la tristeza en un mes no se ve en ninguna parte del mundo. Y en un país tan grato, tan beneficioso; geográficamente hablando no hay un país en el mundo mejor que la Argentina, con gente muy capaz; y esa gente capaz se encuentra muy desanimada.

- ¿Cómo encuentra este momento a la empresa?

- Hoy Metalfor Araus tiene 530 colaboradores; son 530 familias. ¿Y cómo hago yo, vendiendo 10 máquinas por mes, cuando el punto de equilibrio para la empresa son 35? Diga que estamos exportando algo, pero esto no tiene mucha salida si se mantiene tres meses así. La salida va a ser el cierre de la fábrica. Esta es la real situación que estamos viviendo. Ojalá la señora Presidente tenga la habilidad para dar vuelta esto; en realidad es una oportunidad para posicionarse y dar vuelta esta situación; nunca es tarde. Hay que dejar de confrontar, llamar a la gente que sabe, hacer un programa urgente y posteriormente un proyecto a 12 ó 16 años.

- Según información que se ha difundido, el sector cierra el año con menos ventas pero más o menos con la misma facturación que el año pasado.

- Se mantuvo la facturación porque aumentaron un 40 por ciento las máquinas; los insumos aumentaron más del 50 por ciento en el año y las ventas cayeron un 30 por ciento.

- Lo que cayó es la rentabilidad.

- Claro, como el cereal. La soja mantiene el precio promedio de siempre, los que subieron fueron los insumos, por lo tanto la soja vale U$S 100 hoy, no U$S 200.

- ¿Es cierto que los productores reclamaron por un protagonismo mayor de los fabricantes de maquinaria durante el conflicto?

- Todos los fabricantes, incluso desde la CAFMA (Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola) repudiamos las medidas a través de los medios de comunicación. Todos los fabricantes, o el 90 por ciento, estuvimos acompañando a los productores en los piquetes. Si usted por ahí se refiere a que tendríamos que haber hecho una marcha nacional…

- Se escuchó que algunos productores castigaron a los fabricantes nacionales por su posición en el conflicto comprando maquinaria importada.

- No es así. Si vamos a comparar eso, yo no vi ninguna empresa extranjera manifestarse en un piquete; sí a todas las nacionales acompañar en las marchas, en los piquetes. De las otras no apareció nadie, esa es la verdad.

- ¿En este contexto la apuesta fuerte es el mercado externo?

- El mercado externo también está en fuerte retroceso por la crisis mundial; pero sí, pasa por ahí. Siempre hemos apostado a la exportación, pero ahora lo estamos intensificando.

- ¿Qué porcentaje de la producción se destina a ese mercado?

- Entre el 20 y el 30 ciento.

- No es poco.

- No, pero si acá vendo el 25, me está faltando el 50.

- ¿Qué opinión le merecen los anuncios del gobierno nacional para contrarrestar la crisis?

- Estoy leyendo que en el caso de los autos la ayuda es sólo para los que llegan a su primer cero kilómetro. En buena hora que eso suceda, pero hay que motivar, no sectorizar. No hay que apuntar a un sector sino aglutinar a los argentinos. Estoy totalmente de acuerdo, pero en mi fábrica de los 400 empleados de planta debe haber 350 con autos; ellos no tienen acceso. Acá el que pueda que cambie el auto y el que llega a su primer cero kilómetro, mejor. Ya estamos sectorizando.

- Es inevitable preguntarle por el escenario próximo...

- Me preocupa mucho el futuro de la argentina. Yo leo mucho y conozco algo aunque hace mucho que no viajo, pero le puedo asegurar que no hay país en el mundo con mayor riqueza que el nuestro. Y tenemos gente con hambre, la delincuencia, la drogadicción y la inseguridad cada vez peor. La gente está desanimada, es como que no ve un futuro; es como que nada importa. En esos estamos; y no hay futuro sin gente.

Comentá la nota