Por la caída de los recursos, los intendentes ya tuvieron que recortar sueldos y gastos

En la mayoría de los municipios, decretan medidas de ajuste para revertir el efecto de la caída de la recaudación y la crisis del campo, además de la crisis internacional

La caída de la recaudación y la reducción de los envíos de coparticipación a las provincias afecta a gran parte de los municipios a lo largo y ancho del país que ya decidieron diferir pagos, reducir gastos, recortar sueldos y hasta admitir cuentas en rojo.

Antes de que la Presidenta anunciara la coparticipación del 30% de las retenciones, en Catamarca la directora de Relaciones Municipales, Ramona del Valle Figueroa, reunió a los intendentes para pedirles que restringieran gastos. Ya el 2008 había terminado con 15 municipios acogidos al Fondo de Emergencia provincial con 70% ciento de la coparticipación afectada al pago de sueldos y otros siete con el 100% de los ingresos comprometidos en el mismo sentido. Los municipios recibieron asistencia para el pago de sueldos, subsidios y préstamos para salarios y las dos cuotas del aguinaldo. Pomán, por ejemplo, gastó el 99% de sus ingresos en el pago de sueldos por lo que el intendente Francisco Gordillo no pudo renovar decenas de contratos.

En Mendoza los intendentes de la UCR y el CONFE (el partido del vicepresidente Julio Cobos) exigen una nueva ley de coparticipación, un debate que el gobernador justicialista Celso Jaque se niega a dar. En Córdoba en cambio, en la sesión inaugural de las sesiones ordinarias, fue el propio gobernador Juan Schiaretti quien pidió discutirla.

En la provincia de Buenos Aires y en sintonía con el ejecutivo provincial, varios intendentes han anunciado recortes de gastos. El intendente de 9 de Julio, Walter Battistella, admitió días atrás que en principio, aunque su municipio puede afrontar el pago de salarios, ya no lo hará el último día hábil del mes.

El intendente de Brandsen, Carlos García, reclamó ayuda al Ejecutivo provincial y nacional para “garantizar la gobernabilidad”. En Villa Gesell el Intendente Jorge Rodríguez Erneta diseñó un plan de reducción de gastos y descuentos en las tasas entre un 5% y un 10%.

Santa Fe no escapa a esta realidad de crisis. En Granadero Baigorria y Venado Tuerto los intendentes bajaron sueldos. Alejandro Ramos recortó un 30% los haberes del personal político y frenó las obras públicas mientras que su par de Venado Tuerto, José Freyre, redujo los sueldos en un 20% además de congelar la incorporación de empleados. El intendente de Rufino redujo un 15% los sueldos de los funcionarios municipales, y un 10% los gastos operativos.

Ante la caída de la recaudación, del precio del petróleo y la crisis internacional, en el sur del país la municipalidad de Comodoro Rivadavia presentó al Concejo Deliberante un Plan Anticrisis. Entre otras medidas se incluyó la promoción a las exportaciones de servicios, a las inversiones de bienes de capital, a la innovación tecnológica y la bonificación de determinados impuestos a las pequeñas y medianas empresas y al sector industrial de la ciudad chubutense. Además se bonificará en un 100% el importe de impuestos sobre ingresos brutos y tasa de comercio e industria para este año a los establecimientos industriales.

La crisis origina, además, cambios de gabinete, como el efectuado en la ciudad de San Carlos de Bariloche, donde el intendente Marcelo Cascón designó un nuevo secretario de Hacienda. En el acto de asunción Federico Lutz admitió que la localidad rionegrina posee un descubierto de $ 6 millones. Anunció entre otras medidas, una baja del 20% de los salarios políticos y una nueva estrategia de recaudación.

En Córdoba también se implementan drásticos recortes. En la ciudad de Rio Cuarto se anunció la reducción del plantel de los empleados contratados y un fuerte control sobre viáticos y gastos de combustible y protocolo. Apuestan reducir un 30% el presupuesto, lo que equivale a $60 millones.

Con el fin de obtener mayores recursos y aumentar la recaudación impositiva la municipalidad cordobesa proyecta constituir una Policía Fiscal y se encuentra reorganizando el área de procuración fiscal.

En Entre Ríos, el intendente de Villaguay suprimió dos secretarías, redujo sueldos, recortó los haberes de los directores y dejó vencer contratos políticos y de asesores. La caída de los recursos alcanzaría al 38%.

Aún frente a esta situación, no hay un diagnóstico global sobre la crisis. En la Secretaría de Asuntos Municipales de la Nación no hay cifras oficiales y en la Federación Argentina de Municipios (FAM), su presidente Julio Pereyra, intendente de Florencio Varela y habitué de Olivos, aseguró a El Cronista que “hemos estado en situaciones peores que ahora, si el país sigue creciendo podemos pasar este temporal que ha generado la crisis internacional”. Pereyra admite: “No es la mejor situación pero tampoco estamos viviendo lo que hemos vivido los intendentes en el 2000 y 2001, ni todo es tan perfecto ni las cosas se están cayendo como dicen los opositores”.

La magnitud de la crisis varía según se refieran a ella oficialistas u opositores. Eso sí, nadie la niega y todos obran en consecuencia.

Comentá la nota